Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pascual Sala apela “al consenso” ante una eventual reforma de la Constitución

Altos representantes del Estado ven inexorable el cambio de la ley de leyes

Fernando Fraga, nieto de Manuel Fraga, recoge la escultura 'El Abrazo', en el homenaje de la Cámara a los padres de la Constitución. / KOTE RODRIGO (EFE)

El espíritu de la Transición impregnó este lunes la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados, invocado por altos representantes del Estado y uno de los ponentes de la ley de leyes de 1978. Un acto de homenaje a los padres de la Constitución, impulsado por la Fundación Instituto de Cultura del Sur, y a quienes empujaron desde la retaguardia la consecución de la Constitución, dio lugar a manifestaciones sobre la posibilidad de cambiarla, aunque, si ocurre, debe hacerse con el máximo consenso. Estos postulados fueron defendidos por el presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala, y por el ponente Miquel Roca, a través de una misiva. Como broche, el presidente del Congreso, Jesús Posada, hizo un llamamiento a los grupos políticos para que en este tiempo de crisis tomen el ejemplo de la España de 1978, con problemas y carencias de enorme calado, pero se salió adelante “por el espíritu de concordia”.

Quien no habló en el acto fue el presidente del Constitucional, pero sus declaraciones fuera del mismo han cobrado especial significación. Se preguntó a Sala su opinión sobre si hay que cambiar la Constitución. “La Constitución es susceptible de modificaciones cuando haga falta, y hace falta modificar la Constitución en algunos extremos; pienso que el consenso de las fuerzas políticas y la responsabilidad de todos los políticos y ciudadanos así lo harán”. ¿La soberanía nacional es divisible?, se le preguntó: “El sujeto constituyente en España es todo el pueblo español”, respondió. Es decir, sobre la independencia de Cataluña tendrían que pronunciarse todos los españoles y no solo los catalanes. No quiso ir más allá para no interferir en el proceso electoral, agregó.

Las ausencias marcaron este acto, al que no acudieron los ponentes de la Constitución Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, José Pedro Pérez Llorca y Miquel Roca. Este último envió una carta que fue leída por la periodista Pilar Cernuda. “Los textos pasan, las letras pueden quedar sin contenido real; es su espíritu la que las mantiene vigentes por encima del paso del tiempo. Y el espíritu de la Transición, el del valor de acuerdo, el de la voluntad integradora, del reconocimiento del pluralismo y de la diversidad, siguen siendo hoy valores absolutamente imprescindibles”, escribió Roca, toda su vida política vinculado a CiU, que ahora plantea la separación de Cataluña.

Muy pocos diputados asistieron a este acto: Rafael Simancas (PSOE), Gaspar Llamazares (IU) y Eduardo Madina, secretario general del Grupo Socialista. Este último recogió el galardón que la Fundación del Sur, presidida por el alcalde socialista de Fuenlabrada, Manuel Robles, concedió a Alfonso Guerra y a Fernando Abril Martorell, por levantar los escollos que impedían avanzar a los padres de la Constitución. Hijos y nietos de los cuatro ponentes fallecidos recogieron la reproducción de la obra escultórica El Abrazo, de Juan Genovés.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >