Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas: una Cataluña independiente tendría que pedir el ingreso en la UE

La Comisión recuerda que si una región de un país miembro se segrega debe reconocerla la comunidad internacional

De lo que dicen los periódicos y de las informaciones remitidas por la representación de la Comisión Europea en Barcelona se mantiene el Ejecutivo europeo informado de las pulsiones separatistas en Cataluña, pero ello no lleva a Bruselas a tener opinión oficial sobre el fenómeno secesionista más allá de recordar que si una región de un socio de la UE proclama su independencia debe verla reconocida como tal por la comunidad internacional y en el supuesto de que quiera seguir en el club comunitario habrá de presentar su solicitud de ingreso.

“Conocemos esta protesta porque leemos la prensa y hemos sido informados por nuestra representación en Barcelona”, ha respondido el portavoz de la Comisión Olivier Bailly al ser preguntado sobre la manifestación convocada hoy en la capital catalana a favor de la independencia. Conforme a la línea oficial del Ejecutivo comunitario en lo relativo a movimientos separatistas, el portavoz ha dicho no tener nada que comentar.

Sí se ha entretenido en lo obvio, que “corresponde a las fuerzas regionales o nacionales discutir estas cuestiones en el contexto interno” y que “no hay disposiciones en el Tratado sobre la secesión de una región en un Estado miembro”.

Ha recordado también cómo el Derecho Internacional establece los parámetros para que una hipotética secesión se haga realidad y sea reconocida por la comunidad internacional. Si luego ese nuevo país quiere sumarse al club comunitario tendrá que hacerlo como cualquier otro, solicitándolo y seguir lo establecido en los tratados y en el procedimiento pautado de adhesión, lo que incluye el acuerdo unánime de los socios para su ingreso. “Mientras tanto, esta nueva entidad no es parte de la UE”, ha señalado el portavoz.

En la Europa reciente de fronteras consolidadas ha habido diversos casos de partición de países, incluida la traumática explosión en guerra de civil de la antigua Yugoslavia, de cuyos antiguos componentes solo Eslovenia es miembro de la UE, en la que será acompañada por Croacia a partir del próximo 1 de julio.

En febrero de 2008, la provincia serbia de Kosovo autoproclamó su independencia de Belgrado, independencia que sigue sin ser reconocida por cinco países de la UE (España, Rumania, Grecia, Eslovaquia y Chipre) lo que hace imposible determinar cuál pueda ser su estatus definitivo en la UE.

La República Checa y Eslovaquia acordaron en discusión política que dejarían de ser Checoslovaquia en enero de 1993 y como dos países separados negociaron su ingreso en la UE en mayo de 2004.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >