Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuego se esconde bajo tierra

“Se van a tardar semanas en apagarlo porque es un incendio de subsuelo”, afirma la consejera canaria de Medio Ambiente sobre el incendio de La Gomera

Terreno quemado en Vallehermoso, a la entrada del Parque Nacional de Garajonay.
Terreno quemado en Vallehermoso, a la entrada del Parque Nacional de Garajonay.

Los trabajos para apagar el incendio que arrasa parte de La Gomera continuaban ayer. El siniestro, iniciado hace 13 días, ha afectado ya a 4.197 hectáreas. “Tenemos un frente que está avanzando por el subsuelo, que nos está dando muchos problemas”, ha declarado Ángel Fernández, director del Parque Nacional de Garajonay, quien agregó que se ha requerido a un experto para estudiar la forma de atajar este problema. El fuego de La Gomera se esconde bajo tierra.

La consejera de Medio Ambiente del Cabildo de La Gomera, Ventura del Carmen Rodríguez, confirmó que el siniestro tardará en ser controlado. “Se van a tardar semanas porque, según los técnicos, es un fuego de subsuelo difícil de apagar”, explicó. Eso requiere enfriar la zona con el agua que arrojan los hidroaviones, pero después es necesario trabajar en tierra. Eso provoca “constantes reproducciones”, según el jefe del servicio canario de seguridad, Humberto Gutiérrez.

Javier González Ortiz, consejero de Economía. Hacienda y Seguridad, detalló que las labores actuales consisten en perimetrar todo el área afectada. “Perimetrar supone abrir una zanja en el contorno y limpiar la tierra de material combustible”. El objetivo de esa operación es llegar al suelo mineral para conseguir frenar el avance de las llamas a través del mantillo vegetal e impedir la formación de rescoldo.

Mientras tanto, siete hidroaviones —dos de ellos aportados por Marruecos— y seis helicópteros atacaron el fuego en el frente norte. A la extinción contribuía personal de los cabildos de La Gomera y Tenerife, así como del Gobierno autonómico, Guardia Civil y 225 soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

En los últimos días, las condiciones meteorológicas han sido propicias para las tareas de extinción, al soplar el viento en dirección contraria al desplazamiento del fuego. Desde el pasado miércoles, los esfuerzos de los brigadistas se centran en estabilizar la situación, una tarea ardua por la compleja orografía de la zona.

El consejero González Ortiz confirmó que todavía hay unos 150 vecinos evacuados que todavía no han regresado a sus hogares en el municipio de Vallehermoso. Tampoco lo habían hecho los habitantes de las 39 viviendas siniestradas en Valle Gran Rey.

Por su parte, el Cabildo de Tenerife consideró ayer controlados los tres incendios declarados el miércoles en los municipios de Los Realejos, La Orotava y El Rosario. En esos tres puntos se continuaba trabajando para refrescar las zonas afectadas y dar por extinguido el fuego.

Según la delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, la Guardia Civil ha interrogado a varias personas en relación con los siniestros. “Hay varias líneas de investigación abiertas”, dijo, sin dar más detalles “para no perjudicar” la marcha de las pesquisas policiales.