Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mineros del carbón vuelven al trabajo después de 67 días de huelga

Los sindicatos anuncian huelgas y más movilizaciones en el futuro hasta que haya un acuerdo

Los trabajadores que permanecen en el pozo de San Cruz del Sil se niegan a dejar el encierro

Uno de los seis mineros encerrados en el pozo San Nicolás (Asturias) es saludado por amigos y familiares.
Uno de los seis mineros encerrados en el pozo San Nicolás (Asturias) es saludado por amigos y familiares.

Los mineros del carbón vuelven a sus trabajos, después de 67 días de huelga y el fracaso de las negociaciones con el Ministerio de Industria. Los sindicatos del sector también han llamado a los trabajadores a abandonar los encierros que mantienen en varios pozos de España como protesta de los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy. Los cinco del pozo de San Cruz del Sil (León), no obstante, han decidido continuar con su protesta, y los de las explotaciones mineras de Uminsa de El Bierzo (León), también. Las centrales sindicales han anunciado que las huelgas y movilizaciones continuarán en el futuro.

"Hemos dicho que la gente entre en las minas, de la misma manera que dentro de unos días anunciaremos cuál es el calendario de movilizaciones", ha apuntado el secretario general de la Federación de Industria de CCOO, Felipe López. Por su parte, el secretario de Industrias Extractivas del mismo sindicato, Juan Carlos Álvarez Liébana, ha aclarado: "Nosotros no damos un paso atrás más que para coger impulso. Vamos a recargar las pilas. Álvarez también asegura que después se seguirá con una "movilización sostenida".

Mientras que la decena de  mineros que estaban desde el 16 de julio en los pozos de San Nicolás y Candín (Asturias) ya han abandonado su encierro, los cinco de Santa Cruz del Sil (León) han decidido continuar la huelga a tres mil metros de la bocamina, pese a la previsión de salir la tarde del jueves. Así, los trabajadores exigen una respuesta a la empresa: que se pronuncie sobre si se va a garantizar el empleo hasta el 31 de diciembre y las condiciones salariales. Asimismo, demandan que no haya "despidos y regulaciones", cuando vuelvan a sus puestos.

Los cinco mineros bajaron a setecientos metros para dar relevo el pasado 11 de julio a otros siete compañeros que habían permanecido 52 días encerrados en un espacio oscuro y sin ventilación de 40 metros cuadrados.

Los trabajadores de las explotaciones mineras de Uminsa, perteneciente al grupo empresarial de Vitorino Alonso, en la comarca de El Bierzo (León), tampoco han regresado a los tajos, y no lo harán hasta que el empresario garantice los puestos de trabajo para este año.

El presidente del comité de Uminsa del pozo Santa Cruz, Enrique Gómez, ha confirmado que este jueves "ya se solicitó por escrito" la reunión que determinará si se regresa o no a la actividad. A falta de una respuesta por parte de Alonso, estos mineros continuarán con la huelga general que comenzó el pasado 30 de mayo como medida de protesta ante el recorte presupuestario planteado por el Gobierno de Mariano Rajoy, que reduce en un 63% las ayudas a la producción del carbón y que supone, según los sindicatos, el "cierre definitivo del sector".

La Comisión Ejecutiva del sindicato SOMA-FITAG-UGT Asturias ha declarado que son conscientes de que el conflicto es largo y que más de dos meses de paro han hecho mella en la economía de los trabajadores. Ahora, se diseñará una nueva estrategia para plantarse ante el Ejecutivo.

Los tres mineros que estaban encerrados en el Ayuntamiento de Palencia desde hacía 17 de días han abandonado la protesta. Lo mismo ha sucedido con los seis trabajadores del carbón que permanecían en la Diputación de León.