Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ex altos cargos que no trabajen pueden mantener la indemnización

La exministra de Cultura Ángeles González-Sinde, cineasta, no renunciará a la compensación ya que durante dos años no puede realizar ningún trabajo relacionado con el cargo que ocupó

Habrá excepciones pero justificadas y dentro de la ley. Los ex ministros y ex altos cargos del gobierno socialista que no realicen actividad remunerada pueden mantener la indemnización por cesantía que perciben desde el pasado mes de enero. Así, no es de extrañar que aparezca un listado de ex miembros de la administración del gobierno saliente que se queden con esta percepción. El decreto–ley de 13 de julio está previsto para que se opte entre la indemnización y un sueldo público o privado e incluso entre la pensión de jubilación.

Así la exministra de Cultura Ángeles González–Sinde entra dentro de la absoluta normalidad al mantener la indemnización y no renunciar a ella por cuanto que no realiza ningún trabajo remunerado. En este y otros casos se entra en el terreno de las incompatibilidades que son la causa por la cual González–Sinde, entre otros, tiene absolutamente limitadas sus posibilidades laborales durante dos años. Este es el período de duración de la incompatibilidad para trabajar en parcelas con las que haya tenido relación cuando era ministra.

Es más, los ex ministros y ex altos cargos que no sean diputados están sujetos durante dos años a que la Oficina de Conflictos de Intereses del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas les autorice a desempeñar un trabajo. Ese departamento estudia si la actividad profesional a la que aspira el ex político tiene relación, y , por tanto, le coloca en una situación ventajosa, con su tarea en el Gobierno. En algunos casos es imposible que no la tenga y, por tanto, el demandante de trabajo tiene que mantenerse 24 meses en el dique seco profesional aunque tiene el colchón de la indemnización a la que han renunciado quienes tienen otra remuneración.

Dentro de los distintos casos de miembros de la administración socialista saliente también se encuentran aquellos que la salida del gobierno o de órganos constitucionales, como el Tribunal de Cuentas, les ha coincidido con la edad de jubilación. Hasta hoy mismo percibían la pensión y la indemnización pero han tenido que optar. Las fuentes informantes aunque no dan nombres aseguran que en estos casos se han quedado con la indemnización, en torno a 4.000 euros al mes, al ser el doble de la pensión más alta. Esta situación la mantendrán hasta completar los 24 meses previstos y, después, volverán a su remuneración por jubilación.