Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
la crónica

Políticos y sindicalistas arroparán a los mineros en “la gran manifestación”

La izquierda defenderá al sector del carbón en la comparecencia de Rajoy

La 'marcha negra' de mineros, a su llegada a Villalba (Madrid).
La 'marcha negra' de mineros, a su llegada a Villalba (Madrid).

El azar ha querido que el miércoles, 11 de julio, coincida la comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso de los Diputados, con la llegada a Madrid de las columnas de mineros que partieron de las distintas cuencas mineras hace dos semanas, la marcha negra. Será una casualidad pero los portavoces de los grupos parlamentarios la aprovecharán. El jefe del Ejecutivo escuchará en los turnos de réplica a su intervención la petición de que se mantengan las subvenciones. Mientras se desarrolla la sesión parlamentaria, los caminantes se dirigirán hacia el Ministerio de Industria para reiterar lo que su titular, José Manuel Soria, rechaza una y otra vez. El recorte del 63% de las subvenciones para este año provocará el cierre de las minas de carbón en Asturias, León, el norte de Palencia, Aragón y Castilla-La Mancha. En el mundo sindical y político se prevé que Madrid será testigo de una “gran manifestación” de apoyo a los mineros cuya causa ha catalizado la desazón de muchos sectores sociales, según interpretan dirigentes del PSOE y de Izquierda Plural.

Todos los intentos que hemos hecho de diálogo con el Ministerio han fallado"

Gaspar Llamazares (IU)

La reivindicación de los mineros no supone cuantitativamente una reivindicación demasiado cuantiosa –en torno a 200 millones de euros para acabar 2012–, pero se ha tomado como palanca para reivindicar una modulación de las restricciones presupuestarias para cumplir los objetivos de déficit. Para demostrarlo, dirigentes sindicales de las cuencas mineras han viajado a Estrasburgo, al Parlamento Europeo, en su afán de convencer de la escasa incidencia de estas subvenciones en las cuentas generales. El cierre de la minería del carbón supone “atentar contra los intereses de España”, en un momento en el que la opinión sobre las energías está sufriendo algunos cambios. Esto es lo que los líderes sindicales asturianos Antonio Pino (CC OO) y Justo Rodríguez (UGT) han explicado a los eurodiputados.

“Alemania apuesta por no cerrar minas, dadas las fluctuaciones de los precios del petróleo; hay inestabilidad en el gas y se impone la moratoria nuclear después de Fukushima”, declara Antonio Pino. Desde Madrid se muestran especialmente activos los diputados del PSOE José Antonio Alonso, ex ministro del Interior y de Defensa, y Antonio Trevín, junto a Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida. Dos de Asturias y uno de León. “Todos los intentos que hemos hecho de diálogo con el Ministerio han fallado. El ministro dice que está dispuesto a hablar de la situación del sector minero para 2013, pero no habrá 2013 si no hay subvención para el 2012”, señala Gaspar Llamazares.

La preocupación de estos diputados sobre “el bloqueo” de la situación va en aumento por cuanto que tenían puestas sus esperanzas en los parlamentarios y alcaldes del PP que defienden igual que ellos las subvenciones para el carbón. De momento, el Gobierno también hace oídos sordos a sus correligionarios. Con consternación se ha vivido en el PP el enfrentamiento y castigo al senador leonés Juan Morano, que ha abandonado las filas del partido y pasa a ocupar un escaño en el Grupo Mixto.

Por si fuera poco, uno de los dirigentes territoriales más relevantes del PP, Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, se ha dirigido en público a Mariano Rajoy para que reconsidere “el brusco y excesivo” recorte de las ayudas al carbón. Cualquier diputado del PP, del PSOE, de Izquierda Unida, de la zona acompaña su defensa del carbón con toda una disertación social respecto a que las minas son mucho más que un lugar de trabajo. “Llevan aparejado un modo de vida por eso están en la calle las mujeres, los niños, los abuelos, toda la familia”, señala un diputado asturiano.

Con ellos estarán en Madrid “miles y miles de personas que vendrán de toda España”, prevén dirigentes sindicales de UGT y CC OO, con la certeza que les da el conocimiento de que hay planes de movilización hacia la capital desde todas las terminales sindicales. Los líderes de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández-Toxo estarán “en el lugar que corresponda, pero no en primera fila”, señalan en sus entornos, para indicar que los protagonistas son los mineros. Muchos diputados quieren ir a “saludar” a los mineros, pero saben que su primera obligación es estar en el Congreso y escuchar al presidente del Gobierno. Confían en que puedan simultanear los dos cometidos. Si ven que es imposible, acudirán a su encuentro en la noche del martes, cuando las columnas de mineros entren en Madrid. Las fuentes consultadas descartan que los mineros intenten dirigirse hacia el Congreso de los Diputados ya que ese gesto provocaría un conflicto de orden público, al estar prohibidas las manifestaciones en torno al Congreso y específicamente cuando están en sesión plenaria. El acceso está vetado porque supone “una coacción” hacia los representantes de la soberanía popular, reza el Reglamento de las Cámaras.