Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey no asistirá al bicentenario del Supremo que preside Dívar

El Monarca modifica su agenda para viajar a Arabia Saudí a dar el pésame a la familia real por la muerte del príncipe heredero

Los vocales del CGPJ dan por hecho que el presidente del Supremo dimitirá el jueves

El rey don Juan Cartos junto a Carlos Dívar, presidente del Tribunal Supremo, en la apertura del Año Judicial en septiembre de 2010.
El rey don Juan Cartos junto a Carlos Dívar, presidente del Tribunal Supremo, en la apertura del Año Judicial en septiembre de 2010.

El Rey no asistirá este lunes, en contra de lo previsto, a los actos del bicentenario del Tribunal Supremo, que encabezará Carlos Dívar, presidente de la institución y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), quien se encuentra en el ojo del huracán por sus polémicos viajes privados. La Casa del Rey anunció al mediodía de este domingo que don Juan Carlos modificaba su agenda para poder viajar a la ciudad saudí de Yeda y dar el pésame a la familia real por la muerte del príncipe heredero, de 78 años. El Monarca, que acude en compañía del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, visitará primero Taifa, para presentar sus condolencias al rey saudí, que se encuentra en esa ciudad.

Este repentino desplazamiento no hará posible una foto del Rey junto a Dívar. El príncipe Felipe será el encargado de sustituir a su padre en el acto del Tribunal Supremo.

La Casa del Rey asegura que la ausencia de don Juan Carlos en el Supremo se debe únicamente a cuestiones de agenda. Según la versión oficial, era imposible que a Yeda acudiera el Príncipe, ya que, tras el acto del Supremo, viaja este lunes a Casablanca para asistir al Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial Marruecos-España y a cenar con el hermano del rey marroquí. De allí, don Felipe se trasladará a Estados Unidos, en compañía de la princesa Letizia, donde visitarán Nueva York y Boston. En esta última ciudad dará una conferencia sobre Iberoamérica en la prestigiosa universidad de Harvard.

Sin embargo, en octubre de 2011, cuando falleció el anterior príncipe heredero saudí, Sultán bin Abdulaziz, fue don Felipe quien representó en Riad al Rey. La familia real española y la saudí mantienen una estrecha amistad, que entre otros proyectos ha propiciado el del AVE a La Meca. Son, además, frecuentes sus contactos. El último fue la audiencia que don Juan Carlos mantuvo con el príncipe Salman bin Abdelaziz, ministro de Defensa, hace diez días.

La Casa del Rey anunció el miércoles la presencia del Monarca en el acto del Supremo y desde entonces ha negado que se contemplara la posibilidad de anular su asistencia por los momentos turbulentos que vive su presidente. El cambio en la agenda real se produce, sin embargo, 24 horas después de la muerte de Nayef bin Abdelaziz y tras conocerse el resultado de la reunión del pleno del CGPJ, que permitió a Dívar continuar en su cargo. En esta reunión, el presidente de la institución no mencionó la palabra dimisión, pero la dejó entrever al anunciar, delante de los 20 vocales, que en los próximos días tomará una decisión “contundente”. No concretó la fecha, pero todos sus colegas dieron por hecho que abandonará el cargo durante el pleno extraordinario que él mismo convocó para el próximo jueves.

Dívar apeló ante sus colegas a la “responsabilidad institucional” para que pudiera estar unos días más al frente del primer sillón de la judicatura española, ya que entre el lunes y el miércoles el Tribunal Supremo celebra su bicentenario, a cuyos fastos estaba previsto que acudieran el Rey y numerosos presidentes de cortes de justicia extranjeras.