Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
cargos institucionales

El Constitucional amenaza con medidas “drásticas” si no lo renuevan ya

El Tribunal hace pública la queja al inicio del pleno que debate el recurso de Sortu

El alto tribunal se queja de "reiterados y duraderos incumplimientos" de cuatro años para cubrir la vacante del fallecido García-Calvo y de más de año y medio para renovar a los del Congreso

El presidente del Constitucional, Pascual Sala.
El presidente del Constitucional, Pascual Sala. EFE

El Tribunal Constitucional ha amenazado con “medidas drásticas” si no se procede a la renovación de tres de los magistrados del tercio del Congreso que están pendientes desde noviembre de 2010, y se cubre la vacante producida por la muerte del magistrado Roberto García-Calvo, según una nota del alto tribunal acordada el pleno que se inició este martes. La advertencia coincide con el inicio del pleno en cuyo orden del día se ha incluido el recurso de amparo del partido abertzale Sortu, asunto que ha provocado las reticencias de magistrados del sector conservador, que han protestado tanto por la inclusión del recurso en estos momentos como por la divulgación de que se iba a deliberar y del sentido de la ponencia, favorable a la legalización. Fuentes del Tribunal ven en la nota el detonante de un posible aplazamiento del inicio de las deliberaciones, al menos por el momento.

Hoy, primero de los tres días del pleno jurisdiccional previsto hasta este jueves, el Tribunal despachó los asuntos de trámite, pero no abordó el recurso de Sortu. En cambio, difundió sorpresivamente una nota a primera hora de la tarde en la que señalaba que su plantilla está compuesta por 12 magistrados, “pero desde hace más de cuatro años son solo 11, porque el Congreso de los Diputados no cumple el deber de cubrir la vacante producida por el fallecimiento de don Roberto García-Calvo”. “Asimismo”, prosigue la nota, “la Constitución impone un mandato de nueve años para dichos magistrados, pero tres de ellos llevan ya más de diez años y medio ejerciendo como tales, porque el Congreso de los Diputados no cumple el deber de renovar el tercio que le corresponde”.

“Ante tan reiterados y duraderos incumplimientos”, el pleno ve necesario “recordar el respeto que se debe a la Constitución, advirtiendo que, de prolongarse tales incumplimientos, adoptará las medidas que están en su mano, por muy drásticas que sean, para oponerse a esa indeseable situación”.

La nota no explica en qué pueden traducirse esas medidas “drásticas”, pero cabe recordar que en junio del pasado año el vicepresidente Eugeni Gay, el expresidente del Supremo Javier Delgado Barrio y la catedrática Elisa Pérez Vera, que son los magistrados que tiene que ser renovados, presentaron su renuncia al presidente Pascual Sala, que entonces no les fue admitida.

Sin embargo, la adopción de medidas “drásticas” lleva también a evocar la aceptación por Pascual Sala en 1996 de la dimisión de seis vocales del Consejo del Poder Judicial que entonces presidía, para forzar la renovación del organismo al quedar este inoperante por falta de quórum. Sala llevaba seis meses intentado la renovación en una situación de grave crisis institucional por el caso Estevill, el vocal judicial posteriormente condenado por extorsión, cohecho y prevaricación.

De aceptarse ahora la renuncia de tres magistrados, el Constitucional podría seguir funcionando con los ocho restantes, pero una simple ausencia por enfermedad dejaría al tribunal inoperante por falta de quórum, al menos temporalmente.

El pleno del Constitucional continuará este jueves, aunque el primer asunto previsto es el más antiguo que le queda por abordar: un recurso del presidente Aznar, de 1999, contra una ley del Parlamento catalán que apoyaba las selecciones deportivas de Cataluña.