IZQUIERDA ABERTZALE

Las juventudes ‘abertzales’ admiten una crisis de valores revolucionarios

La falta de formación, el no llevar "el socialismo a la práctica" y la rigidez del movimiento, principales errores

Las juventudes de la izquierda abertzale creen que uno de sus puntos débiles es la "crisis de valores revolucionarios" así como su "falta de formación", según un documento de debate interno al que ha tenido acceso Efe. El documento, de 33 páginas, explica los pasos que el próximo mes de junio llevarán a la creación de la nueva organización juvenil, que se llamará Kimua (en castellano, "brote"), y que recogerá el testigo de las sucesivas organizaciones ilegalizadas Jarrai, Haika o Segi.

El texto recoge un cuadro con las debilidades y fortalezas de la juventud abertzale, fruto de las reflexiones de varios grupos de trabajo.

Entre los puntos débiles "provocados por factores internos", está la citada crisis de valores y la "rigidez, jerarquía y mala comunicación de la propia estructura", las dificultades para llegar a la gente, la falta de formación, el que no se lleva el socialismo a la práctica y la "inseguridad" de los propios militantes.

Entre las amenazas, provocadas por "factores externos", está la represión, el recorte de derechos, los medios de comunicación, un ocio "basado en el desfase y en el consumo", y que una intervención cada vez mayor en el poder institucional suponga un riesgo de acomodación.

Entre los "puntos fuerza" internos está precisamente este último -la intervención cada vez mayor en el poder institucional-, y también la capacidad de autocrítica, de reorganización y un "gran capital humano y compromiso".

Por último, entre las posibilidades que puede aprovechar el movimiento juvenil está la de "dar a conocer nuestro proyecto tras el fin de la lucha armada", con la que "ha finalizado nuestra estigmatización". El texto también insta a aprovechar las posibilidades que da la crisis, la precarización y el enfado de los jóvenes, y el "servirse de la represión de los estados para su deslegitimación".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El informe también descubre que la izquierda abertzale prepara un nuevo documento, llamado Ereiten, ("sembrar") donde acordará la "estrategia de cambio" que "engranará la estrategia independentista y el proceso democrático".

El documento, que no cita a ETA, se refiere a la nueva situación tras el abandono de la violencia como la "nueva estrategia", que "no es una ruptura con lo habido hasta ahora", sino una "continuidad de 50 años de lucha". Destaca que esa es "la estrategia de todos y es la acordada" (en referencia a toda la izquierda abertzale), y por tanto, es la que adopta el movimiento juvenil como punto de partida.

Entre las acciones que proponen las juventudes están "incrementar el choque entre Euskal Herria y los dos estados, dejando fuera de juego a las terceras vías, dejando claro que únicamente hay dos proyectos, continuar sometidos o ganar la libertad". Para ello, aboga por "activar a la ciudadanía" y por trabajar en la acumulación de fuerzas con "los que concuerden con nuestros objetivos", que son la independencia y el socialismo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS