Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin acepta pagar 1,7 millones para evitar que el juicio salpique al Rey

La fiscalía rechazará pactos a la baja dada la magnitud de los delitos

El yerno del Rey, Iñaki Urdangarin, espera avanzar en los próximos días en la negociación para cerrar un pacto de conformidad con la fiscalía que implicará declararse culpable, devolver los fondos malversados y así eludir una pena que implique su ingreso en la cárcel. El objetivo central de la defensa de Urdangarin no solo es esquivar una posible pena de más de dos años, que llevaría a prisión al esposo de la infanta Cristina, sino evitar que un miembro de la familia real sea protagonista desde el banquillo de los acusados de un juicio cuyo dilatado desarrollo podría salpicar la imagen del Rey y de la Monarquía.

Los indicios recogidos por el juez y el fiscal, los testimonios de un arrepentido (un excargo del PP y amigo del Príncipe y las infantas, el exdirector de Deportes José Luis Ballester), así como las versiones de otros imputados, desmontan la tesis del duque de Palma acerca del negocio sin lucro del Instituto Nóos, a través del cual logró 10 millones de euros de Administraciones públicas. Además, testigos e imputados han confesado que el duque de Palma tenía responsabilidades en la gestión directa de Nóos y en la administración de fondos.

El acuerdo que busca el duque de Palma implicará devolver al menos 1,7 millones de euros públicos malversados (la mitad del monto total, que debería repartirse con su exsocio Diego Torres). Una pericial de Hacienda ajustará los cálculos de la fiscalía sobre las partidas malversadas y los fondos públicos desviados por facturación falsa.

La fiscalía de Baleares no aceptará un pacto a la baja, una oferta blanda, dada la magnitud de las partidas de dinero desviadas y la carga penal de los supuestos delitos.

El pago de los 3,5 millones para cubrir la responsabilidad civil por los perjuicios causados es necesario para que, si se llega a una conformidad, pueda aplicarse a Urdangarin y a Torres la atenuante de reparación del daño. La mayor parte de ese dinero procede de la organización de los eventos Fórum Illes Balears y Valencia Summit. Durante su etapa al frente de Nóos, ambos lograron adjudicarse, a dedo, contratos por casi seis millones de euros con los Gobiernos de Baleares y de la Comunidad Valenciana, en manos del PP.

Este desenlace del caso se produce después de que se desencadenara un enfrentamiento directo entre Urdangarin y su exsocio Diego Torres. La batalla se desató cuando el abogado de Diego Torres presentó ante el juez una colección de correos electrónicos, escritos por Iñaki Urdangarin, que implicaban a miembros de la familia real, incluido el propio Rey, en los asuntos comerciales de patrocinio del esposo de la infanta.

De la inocencia al arrepentimiento

Alternativa al banquillo. Urdangarin proclamó hace dos meses su inocencia y defendió su honor en un pronunciamiento ante los periodistas. Ahora prefiere el arrepentimiento para burlar la cárcel y un juicio. Un letrado personado en el caso señaló entonces: “Su alternativa es 15 días de banquillo y espectáculo entre la masa de periodistas y policías o pactar, pagar, confesar y evitar un juicio que afectará la imagen de Corona”. Es la senda que ha tomado.

Negociación. Un abogado de Palma se encargó de las aproximaciones a la fiscalía para el pacto de Urdangarin. El letrado del exsocio Diego Torres siguió el mismo camino unos días después. La iniciativa aflora en plena tregua de la guerra psicológica sobre los correos electrónicos que la defensa de Torres entregó al juez y que citan gestiones de miembros de la familia real en sus negocios privados. No son los únicos correos comprometedores que Torres posee, según su entorno.