ELECCIONES ASTURIAS

El PSOE arrebata un escaño a Foro con el voto del exterior

La suma de PP y FAC pierde la mayoría absoluta en la Junta General del Principado Un pacto de la izquierda podría ser suficiente para investir a Javier Fernández

Momento en que se han empezado a contar los votos de los residentes extranjeros en las elecciones asturianas.
Momento en que se han empezado a contar los votos de los residentes extranjeros en las elecciones asturianas.J. L. Cereijido (EFE)

La izquierda volverá a gobernar en Asturias, con una muy alta probabilidad, sólo diez meses después de haber perdido el Gobierno. El escaño en disputa entre PSOE y Foro en la circunscripción occidental ha sido finalmente para los socialistas, tras el escrutinio del voto de los residentes en el extranjero, por lo que Javier Fernández se apunta como casi seguro octavo presidente de Asturias, lo que, de confirmarse, pondría fin a sólo diez meses de Gobierno del ex ministro Francisco Álvarez-Cascos.

Con el recuento de ayer, los socialistas amplían su presencia en el Parlamento a costa de Foro, por lo que la suma de PP y los casquistas ya no tienen mayoría absoluta (23 escaños de los 45 de la cámara) sino 22, los mismos que la adición de PSOE (la fuerza más votada y con más diputados) e IU.

Pese a este empate, y dadas las normas de elección del presidente del Principado, la izquierda ni tan siquiera precisaría de modo forzoso del apoyo del único diputado de UPyD, dado que, según la normativa asturiana (artículo 172 del reglamento de la Cámara), los grupos no pueden votar en contra de los candidatos que opten a la investidura como presidente del Principado de Asturias y deben limitarse a apoyar a uno de los nombres que se presente al cargo o abstenerse.

Por consiguiente, de producirse un acuerdo de PSOE (17 escaños) e IU (5) para elegir a Javier Fernández (ya se produjo la primera reunión entre ambas fuerzas para negociar), bastaría este entendimiento para entronizarlo, salvo que Foro (12) y PP (10) pactasen un candidato alternativo. Sólo en este supuesto, y de producirse un empate a 22 votos, UPyD (1 escaño) tendría la capacidad de inclinar la balanza hacia la izquierda o hacia la derecha.

Pero este escenario es harto improbable dada la profunda enemistad existente entre las dos formaciones conservadoras y el enfrentamiento que subyace entre Cascos y el PP. Si en los últimos diez meses PP y Foro no fueron capaces de entenderse, cuando sumaban 26 de los 45 escaños, mucho más difícil tendrán hacerlo ahora cuando solo reúnen 22 diputados. Y aún menos a la vista de que desde el domingo (cuando parecía que podían consolidar la mayoría absoluta, con 23 escaños) no se han apreciado síntomas de armisticio en la derecha asturiana.

Ignacio Prendes, candidato de UPyD, que se reunirá el viernes con el socialista Javier Fernández para evaluar las posibilidades de entendimiento, dijo ayer que el nuevo resultado no modificará la posición de su partido, y que actuará de acuerdo “no a la aritmética, sino a las políticas con mayúscula que precisa Asturias” y al programa de su propia formación. Sin embargo, Prendes aseguró que UPyD tiene como objetivo capital “garantizar la estabilidad política e institucional de la región, que es lo que precisa Asturias con urgencia” para superar, dijo, “la situación de bloqueo y parálisis de estos diez meses” y tras “la actuación irresponsable que nos ha traído hasta aquí”, en referencia crítica a la decisión de Álvarez-Cascos de disolver la cámara el 30 de enero y convocar las elecciones anticipadas que se celebraron el pasado domingo. “No vamos a colaborar en el bloqueo, sino todo lo contrario. Vamos a aportar estabilidad. Lo urgente es acabar con el desgobierno muy negativo en el que ha estado Asturias”, añadió. También aclaró que UPyD no formará parte de ningún gobierno, ya opten por apoyar una mayoría de derechas o de izquierdas.

El PSOE logró en la zona occidental 290 de los 573 votos de los asturianos residentes en el extranjero que llegaron a esta circunscripción (el 50,61%), mientras que FAC, el partido de Cascos, sólo recibió 44 sufragios (el 7.67%). Con ello los socialistas obtuvieron 53 papeletas más de las que precisaban para arrebatarle a Foro el escaño en disputa.

Cascos ha anunciado además que presentará un recurso contencioso contra la decisión de la Junta Electoral Provincial de incorporar como válidos los votos llegados directamente a ella a través del correo ordinario sin que hayan pasado previamente por consulados o embajadas.

El PSOE logra así 17 escaños (uno más que el domingo y dos más que en mayo) y Foro se queda en 12, con lo que en total cede cuatro puestos en el parlamento respecto a los 16 que había logrado hace diez meses. PP (con 10 diputados, los mismos que en mayo), IU (5, uno más que en la anterior cámara) y UPyD, que obtiene por vez primera representación (1), completan el nuevo poder legislativo.

Con esta distribución, los socialistas son, con una altísima probabilidad, la nueva fuerza de gobierno de Asturias, a expensas tan solo de que se dilucide si lo harán en solitario y con apoyos de IU e incluso de UPyD, o solo con la primera de ambas fuerzas, o bien mediante la fórmula de cogobierno con IU que ya utilizaron en el pasado y en las dos últimas legislaturas.

El socialista Javier Fernández anunció el mismo domingo por la noche que, como candidato vencedor en votos y escaños, esta vez sí pediría la confianza de la cámara para gobernar, a diferencia de lo ocurrido en mayo pasado, cuando el PSOE se inhibió, pese a ser la fuerza más votada, porque obtuvo un escaño menos que FAC.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción