Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos y el PP, obligados a pactar para desbloquear la gobernabilidad de Asturias

El PSOE gana en Asturias en votos y escaños pero no tiene mayoría suficiente

Los socialistas confían en el voto del extranjero para lograr otro escaño que daría un vuelco

El candidato del PSOE a la Presidencia del Principado de Asturias, Javier Fernández, comparecencia en Oviedo tras conocer los resultados electorales. Ver fotogalería
El candidato del PSOE a la Presidencia del Principado de Asturias, Javier Fernández, comparecencia en Oviedo tras conocer los resultados electorales. EFE

La celebración de elecciones anticipadas no ha resuelto la encrucijada asturiana. El PSOE, con el 99,93% del voto escrutado, triunfa de nuevo en votos y ahora también escaños (16, uno más que hace diez meses), pero las fuerzas de la derecha (FAC y PP) vuelven a sumar, al igual que en mayo, mayoría absoluta (23 de los 45 diputados). La situación asturiana sigue siendo, pues, infernal porque los dos partidos, frontalmente enfrentados, y que no fueron capaces de entenderse en los últimos diez meses, tendrían ahora de nuevo la responsabilidad de garantizar la gobernabilidad de la comunidad.

El avance de los socialistas (que ganan un escaño, hasta 16) y de IU (que avanza otro y suma 5), el castigo a Foro tras diez meses de Gobierno en minoría (baja de 16 a 13 diputados) y la entrada en la cámara regional de UPyD con un parlamentario, no han logrado desbloquear la compleja situación en la que está sumido el Principado. PSOE, IU y UPyD sólo suman 22 actas, una menos de las que se precisan para tener mayoría absoluta.

Todo ello tras las primeras elecciones anticipadas en el Principado, que registraron la menor participación electoral de la historia autonómica asturiana (55,76%) al quedar 11,13 puntos por debajo de la registrada en los anteriores comicios regionales.

Los socialistas aún confían en arrebatar un escaño a la derecha con el voto de los emigrantes

La fractura de la derecha y su gestión en el gobierno durante los últimos diez meses hunde a Foro, que soporta el mayor castigo: pierde 3 diputados y se queda con 13, y baja en 54.261 votos frente a los 19.922 que baja el PSOE y los 12.318 que cede el PP. Pese a ello es la segunda fuerza política y sigue superando al PP, que sólo logra mantenerse (10 diputados) y permanece por debajo del partido de Álvarez-Cascos.

El desgaste de la derecha (pierde 66.579 votos) por su pulso fratricida vuelve a beneficiar a la izquierda, como ya ocurrió en 1998, en la anterior fractura protagonizada -al igual que ahora- por el ex secretario general del PP Francisco Álvarez-Cascos (y, en ambos casos, en plena tendencia arrolladora de la derecha en el resto de España). Pero el efecto esta vez no garantiza el Gobierno a la suma de los partidos de la izquierda, salvo que PP y Foro sigan sin entenderse y la izquierda se atreva a gobernar en minoría o con alianzas insuficientes.

De pactar las dos fuerzas de la derecha, Cascos, líder del partido más votado de ambos, podría seguir presidiendo el Principado. Salvo que, como han avanzado los socialistas, el voto de la emigración pendiente de contabilizar diera un vuelco arrebatando un escaño a la derecha en beneficio del PSOE en la circunscripción occidental, en la que FAC obtuvo un diputado por 70 votos de diferencia. Fuentes socialistas calculan que están a 150 votos de logras el escaño 17 en detrimento del partido regionalista. En las generales del pasado noviembre, el voto desde el extranjero otorgó al partido socialista una ventaja sobre el FAC de 440 sufragios. En ese supuesto, el PSOE podría sumar mayoría absoluta con IU y UPyD.

Los socialistas, que aventajan en 7,21 puntos a Foro, ganan en las tres circunscripciones electorales de la comunidad. El partido regionalista es la segunda en la zona central (la más importante) y en la oriental, mientras que el occidente es la única circunscripcción en la que el PP se impone a Cascos.

Victoria socialista en las ciudades

De los 78 municipios asturianos, los socialistas vencieron en 65 (10 más que en mayo de 2011). Y de las grandes ciudades y concejos más habitados, el PSOE venció en todos (Gijón, Avilés, Langreo, Mieres, Siero y Castrillón) menos en la capital, Oviedo, donde fue la segunda fuerza política por detrás del PP. En Avilés, y pese a los ataques al Centro Internacional Oscar Niemeyer, FAC es la segunda fuerza y vuelve a ganar por unas décimas al PP. Foro también fue el segundo partido más votado en Gijón, pero aquí, en la ciudad de Cascos y de la candidata popular Mercedes Fernández, casi dobla a los populares en porcentaje de voto.

Este resultado pone en una delicada situación a la derecha, que vuelve a tener la responsabilidad de gobernar. Foro, que sigue en su tendencia a la baja -como ya se constató en las elecciones generales de noviembre-, sufre un significativo desgaste: pierde 3 escaños y casi 5 puntos, lo que debilita la estelar reaparición de Cascos el año pasado en la política asturiana.

Pero la situación más dramática es para el PP porque, en plena apoteosis de triunfos electorales en el conjunto de España y en todas las comunidades, los “populares” asturianos han vuelto a ser derrotados por su exsecretario general por segunda vez consecutiva en los comicios autonómicos asturianos. El revés electoral es tanto mayor para el PP en la medida en que este partido fue el único que sustituyó a su candidata a la presidencia del Principado de mayo pasado (Isabel Pérez-Espinosa) y movilizó a una excasquista, y desde noviembre de nuevo diputada nacional, Mercedes Fernández, para intentar contrarrestar a Cascos. El congreso regional del PP, que deberá celebrarse en unos meses, puede hacer aflorar tensiones tras este nuevo fracaso electoral de la que hoy es la mayor fuerza política española y la que reúne el mayor poder institucional que jamás haya tenido partido alguno en la democracia. El PP repite escaños (10) aunque avanza un escaso punto y medio en participación de voto.

Los socialistas repiten triunfo pero de forma más amplia. Vuelven a ganar en votos, al igual que ocurrió en mayo (aunque sólo avanzan algo más de dos puntos), pero esta vez son además la fuerza con más escaños: 16, uno más que en mayo.

IU y UPyD son las únicas fuerzas que obtuvieron más sufragios que en mayo, pese a que este domingo votaron 111.311 ciudadanos menos que entonces. IU suma un escaño (hasta 5) y gana casi cuatro puntos porcentuales en participación de voto. Y UPyD materializa al fin su entrada, con un diputado, en la cámara, de la que se quedó a escasa distancia en las anteriores elecciones autonómicas.

Más información