Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de Manos Limpias, imputado por coacción y estafa

Habría ejercido presiones para "poner nervioso" a un imputado en el 'caso Totana'

Miguel Bernard.
Miguel Bernard. EFE

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias, ha sido imputado por el juzgado número 3 de Madrid en una investigación por estafa y coacción. La causa deriva de una querella presentada por el constructor Manuel Núñez, condenado en el caso Totana a una multa de 8.700 euros por cohecho en grado de tentativa al exalcalde de dicha localidad murciana Juan Morales (PP), culpable de varios delitos (cohecho, blanqueo de capitales, falsedad, malversación...).

La acusación que realiza este constructor contra Bernad, promotor de decenas de denuncias contra personalidades diversas como Baltasar Garzón o Iñaki Urdangarin, es la siguiente: “Se puede constatar la contratación del sindicato Manos Limpias a fin de que presionase a mi representado para que pagase el dinero que de forma fraudulenta pretendía el querellado [Emiliano Ovide, presunto comisionista]. Aportamos las escuchas telefónicas transcritas por la Guardia Civil, que no tienen desperdicio y es evidente la comisión de los delitos que ahora denunciamos”.

Núñez sostiene que Ovide, que afloró en la investigación judicial como intermediario en la captación de comisiones pero no fue llevado a juicio, le manifestó que “se podía hacer un convenio urbanístico con el Ayuntamiento de Totana pero para ello era preciso pagarle al alcalde y a políticos de la Comunidad de Murcia un dinero”. En las grabaciones se oye lo siguiente:

Ovide: “Se va a ir el tío [Morales] con una cantidad de 15 a 18 millones de euros para Brasil, así que imagínate”.

Bernad: “Puag, pues en todo caso le preparamos la denuncia, que la firma el sindicato”.

Ovide: “Ya vemos la estrategia que conviene para paralizar su actuación o para que negocie, lo que sea (...) Es una gestión que yo he hecho allí con Inmonuar [firma de Núñez], que es un pelotazo, que ha hecho una opción de compra por dos millones que al aprobarse el plan al venderlo genera una plusvalía de 300 millones”.

Bernad: “Pues nos metemos a fondo con ello si tú le puedes sacar lo que sea o negociar...”. Bernad llega a plantear por teléfono enviar una carta al Ayuntamiento de Totana para “ponerles nerviosos”.