Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRÓNICA

Ni un paso atrás en la reforma laboral

Toxo y Méndez se reúnen con el PP para suavizar la ley en su tramitación en el Congreso

La CEOE reconoce que la reforma "se va a utilizar para regular las plantillas de las empresas”

Toxo (izquierda) y Méndez (centro), ayer con Alfonso Alonso.
Toxo (izquierda) y Méndez (centro), ayer con Alfonso Alonso.

La reunión fue amable, incluso cordial en su conjunto, pero los visitantes se fueron con la certeza de que sus esfuerzos no habían movido el ánimo de su interlocutor. El portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, recibió ayer en su despacho del Congreso de los Diputados a los dos dirigentes de UGT y CC OO. Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo han emprendido una ronda de entrevistas con los portavoces parlamentarios en el intento último y definitivo de que la reforma laboral se suavice en su tramitación parlamentaria. “No va a haber cambios sustanciales”, les dijo el portavoz popular, Alfonso Alonso en su tono siempre amable. El exalcalde popular de Vitoria escuchó “con mucho interés” todas las demandas de los líderes sindicales, que de manera realista le pidieron que, al menos, se incorpore por la vía de las enmiendas, el acuerdo de rentas alcanzado por ellos con la patronal.

Sin apariencia de cansancio, los dos sindicalistas recitan, ya de memoria, “los desequilibros a favor de los empresarios” de esta reforma laboral que deja al albur de las empresas las condiciones de trabajo, la flexibilidad interna, la rebaja del coste del despido y las pocas o ninguna explicación que hay que dar para despedir. Sí, en efecto, no niega la patronal que el fondo de la reforma sea esa, aunque el lenguaje que utiliza la ley para describir sus efectos no es tan descarnado.

“La reforma se va a utilizar para regular las plantillas de las empresas”, señala con absoluta franqueza el vicepresidente de la CEOE y líder empresarial madrileño, Arturo Fernández, a un grupo de informadores. Reconoce igualmente que la reforma despoja de poder a los sindicatos y, desde luego, evitará con toda seguridad que en la inmensa mayoría de los casos los tribunales declaren improcedentes los despidos. Así las cosas este dirigente empresarial no llama a engaño y coincide con la previsión de que habrá un aumento del paro en los próximos meses, a resultas de “esta regulación” de plantillas.

Pero no hay vuelta atrás. “Ni un paso atrás en la reforma laboral”, ha asegurado con gran firmeza este dirigente de la patronal que tiene información de primera mano gubernamental. No lo oculta el Grupo Popular y así lo sienten y lo presienten los grupos parlamentarios socialista, de IU-ICV, y los pequeños partidos de la izquierda que trabajan en la elaboración de enmiendas al texto gubernamental. Durante toda la mañana el presidente del Grupo Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, trabajará con el equipo económico parlamentario en sus propuestas alternativas a la reforma.

Digan lo que digan quienes se oponen a la reforma, tanto patronal como Gobierno remachan que las circunstancias económicas no permiten otra salida. Con la nueva legislación laboral el cierre de las empresas y, por tanto, todos los trabajadores a la calle, ya no será la única salida. “Habrá despidos, sí, pero se salvarán puestos de trabajo”. Es la visión de la patronal que avala la tesis de quienes sostienen que la reforma busca esencialmente la recuperación de la rentabilidad de las empresas. ¿Y crear puestos de trabajo?. Eso después, cuando empiece la recuperación económica. Sin fecha.