Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia francesa pidió a España la detención de los dos presuntos etarras

Ambos, miembros 'legales', no fichados de la banda, trabajaron presuntamente con Thierry

Nuevo golpe a ETA. Dos personas han sido detenidos esta madrugada en la localidad de Andoain (Gipuzkoa) por su presunta relación con la banda terrorista, dentro de una operación de la Guardia Civil.

Juan Ignacio Otaño e Iñaki Iguerategui.
Juan Ignacio Otaño e Iñaki Iguerategui.

Uno de los detenidos es Iñaki Igerategi Lizarribar, de 42 años, integrante del cuerpo de bomberos de la Diputación de Gipuzkoa y familiar de un miembro de ETA fallecido al explotarle la bomba que transportaba en Vitoria en 1994. El otro presunto miembro de ETA arrestado es Juan Ignacio Otaño Labaca, de 51 años. Ambos con domicilio en la localidad guipuzcoana.

La operación, que ha comenzado a medianoche en el domicilio del primer detenido, está dirigida contra miembros legales -no fichados por la policía- de la banda terrorista y no se descartan más arrestos en las próximas horas. Durante la madrugada se ha procedido a realizar varios registros ordenados por el Juzgado Central de Instrucción número 6 y por la fiscalía de la Audiencia Nacional. Según ha informado el Ministerio del Interior, los operativos en los domicilios han finalizado esta mañana y los presuntos terroristas han sido trasladados a Madrid.

La justicia francesa pidió a España la detención de los dos presuntos etarras tras analizar la documentación incautada al antiguo jefe de ETA Francisco Javier López Peña, Thierry, detenido en Burdeos (Francia) en mayo de 2008. Así lo han confirmado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, que han explicado que la detención de Igerategi y Otaño se ha producido en coordinación con la Audiencia Nacional tras la recepción de la comisión rogatoria francesa.

Según el Ministerio del Interior, ambos etarras integraban en 2008 una "célula de apoyo" a las estructuras directivas de ETA y habrían sido dirigidos por López Peña y Ainhoa Ozaeta Mendicute, también detenida en 2008 en Burdeos. Las investigaciones, según Interior, se centran ahora en desentrañar las funciones concretas que habrían realizado los dos etarras para la dirección de la banda. En los registros practicados, la Guardia Civil se ha incautado de ordenadores y documentación que ahora está siendo analizada.

Las detenciones se suman a  las realizadas el pasado 14 de enero en la localidad francesa de Joigny. Entonces fueron capturados en una estación de tren Iñigo Sancho Marco, Rubén Rivero Campo y Jon Etxeberria Oiarbide. Fueron los primeros terroristas apresados desde que Mariano Rajoy asumió la presidencia del Gobierno en diciembre pasado.

ETA anunció el "cese definitivo de la violencia" el pasado mes de octubre después de 43 años de actividad. Estos días, PP y PSOE negocian un texto común sobre la gestión del final de la banda con el debate de fondo sobre la ilegalización de Amaiur que propone UPyD. 

Ante estos arrestos, la Diputación de Gipuzkoa, gobernada por Bildu, ha emitido un comunicado en el que muestra su "preocupación por el trato que puedan recibir los dos detenidos", al tiempo que exige que "se respeten todos sus derechos". La institución foral presidida por Martin Garitano considera que las detenciones están "fuera" del tiempo de "esperanza" que vive la sociedad vasca tras declarar ETA el cese de la lucha armada y suponen "un obstáculo" para la resolución del "largo y doloroso conflicto".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >