Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP aprovecha las ponencias para atacar la herencia de Zapatero

Una decena de afines a Carlos Fabra rechaza la ponencia de Estatutos

El presidente de la diputación de Castellón será expedientado según el nuevo reglamento

“La gestión de los Ejecutivos de José Luis Rodríguez Zapatero fue un fracaso absoluto y ahora el Gobierno de Mariano Rajoy es el encargado de lidiar con esa herencia”. El mensaje, pronunciado con palabras prácticamente intercambiables por todos los oradores que esta mañana han presentado las ponencias, se ha convertido en una especie de mantra del congreso del PP. El apoyo a las candidaturas de Javier Arenas y Mercedes Fernández para las elecciones autonómicas en Andalucía y Asturias y el consenso sin fisuras sobre todos los temas tratados son el marco en el que se desarrolla a la espera de la intervención de Mariano Rajoy y de que se confirmen los nombres de los vicesecretarios.

El sí es de hecho otra palabra clave del cónclave popular. Sí casi unánime ante las cinco ponencias. Y sí a las reformas del Ejecutivo. La única excepción ha sido la ponencia de Estatutos.

Una de las pocas novedades que incluía respecto del código ético aprobado en 2009 era la decisión de abrir un expediente informativo a todos aquellos que fueran imputados. La apertura de este expediente ni siquiera significa la suspensión cautelar de militancia (que se estudiará caso por caso). En el momento en el que el imputado pase a ser procesado, cuando se dicte la apertura de juicio oral, el expediente pasará a ser disciplinario. Pero la decisión de incluir esta medida y, además, hacerla retroactiva para que se aplique a todos los que están ya imputados no ha gustado en una parte del PP valenciano, pese a que su presidente, Alberto Fabra, era uno de los tres ponentes.

Una decena de compromisarios de Castellón ha abandonado el salón de plenos cuando iba a tomar la palabra Fabra, después de hacerlo Alicia Sánchez Camacho e Ignacio Diego. Entre ellos se encontraba la vicepresidente de la Diputación de Castellón, Esther Pallardó, pareja del aún presidente del PP provincial, Carlos Fabra, que será expedientado según los nuevos estatutos. También han abandonado la sala el portavoz adjunto del PP en el Senado, Juan José Ortiz, y el portavoz de Medio Ambiente y Cambio Climático, Vicent Aparici, así como varios alcaldes. La secretaria general del PP de Castellón, Marisol Linares y la hija del propio Fabra, la diputada Andrea Fabra, ni siquiera han entrado en el plenario, mientras que otros, como el subdelegado del Gobierno en Castellón, David Barelles, ha permanecido en la sala pero no ha votado, según han confirmado diversas fuentes.

En el PP valenciano no ha gustado la actitud de los compromisarios castellonenses ya que consideran que no es solo la manifestación de su apoyo a Carlos Fabra, que va a ser juzgado por tráfico de influencias, cohecho y fraude fiscal, sino una afrenta a Alberto Fabra y al propio Mariano Rajoy.

La ponencia política, coordinada por el líder de los populares vascos, Antonio Basagoiti, ha reivindicado la dignidad la actividad política y ha hecho referencia al terrorismo de ETA recordando que "durante demasiado tiempo, mientras unos asesinaban a ciudadanos (...), otros, con vergonzosa desfachatez, pretendían obtener rédito político de esos asesinatos".

Ni siquiera al referirse al "inminente final" de la banda Basagoiti ha hecho una concesión al Gobierno de Zapatero. El dirigente popular lo ha atribuido exclusivamente a la policía, la justicia, a las leyes, a las víctimas y a la cooperación internacional. "Cerrar definitivamente este doloroso capítulo, que sin duda lo vamos a lograr, exigirá un esfuerzo de unidad a las fuerzas democráticas", ha añadido.

La coordinadora de la ponencia económica, la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, ha defendido la reforma laboral, la del sistema financiero y el control del gasto público como medidas necesarias ante "la pérdida de la  credibilidad por culpa de la gestión de los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero",La reforma y reestructuación del sistema financiero se ha quedado en barbecho, critica la dirigente popular, "pese al apoyo que el PP ofreció a Zapatero".

La reforma fiscal, ha apuntado, debe favorecer la reactivación de la economía y la creación de empleo, insiste la presidenta de Aragón. "Mañana, cuando salgamos de este congreso, debemos ser capaces de dirigir España hacia su futuro".

José Antonio Monago, presidente de Extremadura, quien también ha coordinado la ponencia económica, también ha insistido en la filosofía de este documento arremetiendo contra el Gobierno: "El compromiso con el empleo y, sobre todo, con los parados".