Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barones aceptaron “la excepción”

No hubo objeciones a que solo Patxi López formara parte de la comisión ejecutiva

Hubo congresos federales del PSOE en los que se debatió durante horas y con tensiones sobre si los secretarios generales de las federaciones tenían que formar parte de la comisión ejecutiva federal. No ha sido así en el último congreso, clausurado el domingo en Sevilla, en el que el nuevo secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, decidió que no estuvieran. Con una excepción, Patxi López, líder de los socialistas vascos. Y no hubo objeciones, según señalan los secretarios regionales consultados, lo que demuestra el enorme predicamento de López en el partido.

El líder de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, fue uno de los primeros en conocer por el propio Rubalcaba sus planes de crear para el lehendakari una secretaría, compatible con su tarea fundamental. Todos entendieron que “Alfredo le quiere cerca”, y a todos les pareció bien “la excepción con Patxi”. Fernández Vara, además, mantiene con el político vasco una relación muy estrecha.

También hubo acuerdo total en que Javier Fernández, secretario general de los socialistas asturianos, sea nombrado coordinador del consejo territorial, en sustitución de José María Barreda. No es un desaire a este por haber apoyado a Carme Chacón, sino que para ocupar ese puesto hay que ser secretario general y Barreda dejará voluntariamente la dirección del PSOE de Castilla-La Mancha en cuatro semanas.