Marchena rechaza las últimas pruebas de Garzón en el caso de Nueva York

Las denegó por “irrelevantes” antes de imputarle un delito de cohecho impropio

Garzón, a su llegada al Supremo la semana pasada.
Garzón, a su llegada al Supremo la semana pasada. CLAUDIO ÁLVAREZ

El juez del tribunal Supremo Manuel Marchena, que el pasado viernes imputó formalmente a Baltasar Garzón por un supuesto delito de cohecho impropio en la causa abierta por el patrocinio de dos cursos en Nueva York, rechazó todas las pruebas de descargo solicitadas por su abogado defensor para este proceso, Enrique Molina, por considerarlas “irrelevantes” o “carentes de sentido” o no “pertinentes”.

Marchena, que lleva dos años investigando el patrimonio de Garzón y su familia, consideró que carece de sentido promover una comisión rogatoria a Estados Unidos para incorporar los justificantes del dinero de los patrocinios de los cursos impartidos por Garzón, “por el efecto que ello tendría para el derecho a un proceso sin dilaciones indebidas”. Para el instructor, no se trataría del expediente justificativo de los gastos con cargo a los patrocinios, “sino una justificación a posteriori, elaborada años después de haberse incoado el presente proceso penal y respecto de la que no están excluidos los desfases, en palabras de una de las personas llamadas a su confección”.

Tampoco resulta pertinente para Marchena la tramitación de otra comisión rogatoria para que declarase la persona que podría explicar el cotenido de los posibles errores deslizados en la página web de la Universidad de Nueva York que presentó a Garzón como la persona que gestionó y obtuvo la financiación precisa para la realización de los cursos.

Según Marchena, existe ya constancia de que la caracterización ofrecida en la página web es “incorrecta”. A pesar de que fue el error de esa página web el que dio pie a la reapertura de la causa, el instructor no cree que una nueva comisión rogatoria fuera a “desmentir la tesis oficial del error” en la confección de la página web. Marchena también considera “irrelevante” el testimonio de la persona que hizo la declaración de la renta de Garzón sobre la existencia de una única cuenta de Garzón en Citibank. Garzón explicó que se trata de una única cuenta con dos numeraciones, una en la que consta sus ingresos de nómina y otra en al que se abonan los intereses. Marchena, sin descartar una “confusión” de los peritos, dice que consta en la causa el documento que suscitó la duda y su contenido deberá ser indagado entre la versión de los peritos y la de Garzón.

La acusación exige que vaya a la cárcel

EFE

Los abogados que presentaron la querella contra Baltasar Garzón, por los cobros que recibió mientras impartió unos cursos en Nueva York, pedirán que el juez sea acusado de un "delito continuado de extorsión", castigado con penas de cárcel, en el recurso que presentarán contra el auto que da por concluida la instrucción.

Así lo anunciaron ayer en una nota los letrados de la acusación popular Antonio Panea y José Luis Mazón, que también pedirán que Garzón sea juzgado por delito de prevaricación.

El pasado viernes, el instructor del Supremo Manuel Marchena imputó formalmente a Garzón un supuesto delito de cohecho impropio al apreciar que el magistrado de la Audiencia Nacional habría utilizado su cargo para solicitar fondos con los que financió dos cursos jurídicos que impartió en la Universidad de Nueva York. Frente a esta versión, Garzón hizo pública una nota en la que asegura que Marchena construye en su auto una "interpretación sesgada, parcial y no verdadera" y hace afirmaciones "tan graves como inciertas".

Una vez reciba el recurso de la acción popular y los escritos de la defensa y el fiscal, que solicitarán el sobreseimiento de la causa, Marchena decidirá la apertura de juicio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS