Documento de la ponencia del Partido Socialista

La dirección socialista propone pedir menos avales para ser candidato y listas desbloquedas

ELECCIÓN DE CANDIDATOS. Primarias abiertas

El último objetivo es seguir siendo la organización política más democrática de nuestro país.

Primarias abiertas:

Para la elección de candidatos a la Presidencia del Gobierno, a las Presidencias de las Comunidades Autónomas, a las Presidencias de los Consejos y Cabildos Insulares, de las Diputaciones Forales y a la Alcaldía de las ciudades con más de 50.000 habitantes

La Ejecutiva Federal deberá regular qué normas deben cumplir las personas que no son militantes ni simpatizantes a la hora de participar en las elecciones primarias.

Reforzamiento de las primarias:

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Hasta la fecha, se ha exigido el 10% de avales para la presidencia del Gobierno, el 15% para la presidencia de las comunidades autónomas y el 20% para las alcaldías. Estos porcentajes pueden resultar excesivos. Por ello, podrían reducirse al 5%, 10% y 15% respectivamente.

Simplificar el proceso de elaboración de listas, utilizando las nuevas tecnologías.

ELECCIÓN DE ÓRGANOS DE DIRECCIÓN.

Con el objetivo de avanzar en una mayor democracia interna.

Listas desbloqueadas y reducción del porcentaje de votos para obtener representación.

En la elección de los representantes de los comités provinciales, insulares,regionales y federal sería posible desbloquear las listas, manteniéndose la proporcionalidad y dando espacio a aquellos que obtengan el 15% de los votos a las candidaturas, en lugar del 20% actual. Es decir, dentro de las listas que han obtenido al menos un 15 % de los votos, serían elegidos aquellos que cuenten con más respaldo dentro de esa lista.

Este doble cambio permitiría que los militantes tuvieran una mayor capacidad de influencia en la elección de las personas que van a representarles en los máximos órganos entre congresos. Además de permitir entrar a las minorías con más facilidad,reforzaría la calidad de nuestra democracia interna.

LOS MILITANTES Y LAS AGRUPACIONES

El militante es la pieza fundamental de nuestra organización.

Pero la militancia se ha desdibujado en el PSOE. Es un problema que se observa, especialmente, en la ciudades medianas y grandes.

Debería mejorarse la contribución que tiene la militancia en la toma de decisiones.Deben abrirse nuevos espacios y reforzarse los mecanismos de elección directa.

Muchos delos problemas que se observan en la militancia se derivan del funcionamiento delas agrupaciones. Por ello, deben crearse nuevas formas de acercarse al Partido Socialista.

La posibilidad de crear una agrupación virtual donde se refuerce la figura de un nuevo tipo de militante: el afiliado directo. La figura del afiliado directo está pensada para aquellos que no desean pertenecer a ninguna agrupación en concreto.

Aunque es una manera de afiliación ajena a nuestra tradición, esta modalidad ofrece la posibilidad de atraer a personas que enriquezcan el debate y la participación política en el partido. Aparentemente es una forma de militancia más laxa, pero que probablemente sería capaz de atraer nuevos perfiles de militantes.

Estos afiliados podrían estar adscritos a nivel federal o a nivel regional, con todos los derechos que los Estatutos Federales les otorgan.

También es necesario revisar la figura del simpatizante. Debería revisarse este censo,dejando en éste a aquellos que realmente quieran pertenecer y lo expresen deforma fehaciente. Sólo así la figura del simpatizante realmente será tal.

El Partido Socialista cuenta con un gran número de agrupaciones en todo el territorio. Pero su funcionamiento está lejos de ser ideal.Por ello, es necesario acometer una serie de reformas.

Continuar con el Plan de Modernización de las agrupaciones que se comprometió en el XXXVII Congreso. Los órganos de dirección locales deberían presentar un informe anual donde se constate qué medidas se han tomado para hacer de la agrupación una sede del siglo XXI.

Las agrupaciones deben ser algo más que un espacio para la elección de candidatos y órganos de dirección interna. Es necesario dar vida a nuestras sedes,fomentando el debate político y la participación. Los órganos de dirección locales deberían presentar un plan de formación y debate político cada año.

Debemos seguir reforzando la coordinación entre las agrupaciones de las grandes ciudades. Sería conveniente desarrollar fórmulas de coordinación entre las agrupaciones de los municipios de mayor tamaño, siendo conscientes que nuestro fraccionamiento en pequeñas sedes nos debilita como organización.

Las agrupaciones son el mejor espacio para atraer nuevos militantes. Por ello, cada año deberían realizar una campaña de afiliación y los órganos de dirección locales deberían dar cuenta de esta campaña.

UN MODELO DE PARTIDO PARA UN NUEVO TIEMPO

Debemos ir a un proyecto renovado para que el PSOE siga siendo el referente de la izquierda progresista y transformadora. El nuevo tiempo nos exige un partido distinto.

Varias son las enseñanzas que extraemos de las derrotas electorales.

Una de ellas es que necesitamos hacer el partido más atractivo para la sociedad.

Esto significa que debemos acercarnos a aquellos grupos que pueden sentirse en estos momentos alejados de nosotros. Los jóvenes son una prioridad para los socialistas. Debemos ofrecerles nuevas propuestas políticas, pero también un modelo de partido mucho más atractivo.Los jóvenes se acercarán, si nuestra estructura orgánica y nuestras propuestas,sintonizan con su forma de vida y con su forma de entender la sociedad.

No es posible que los menores de 35 años puedan pensar que su vida va a ser peor que la de sus padres. Debemos transmitirles esperanza y expectativas de futuro que pasen por mejorar sus condiciones de vida, personales y laborales.

No sólo debería incrementarse la militancia entre los jóvenes, sino que además deberíamos invitarles a participar más en nuestros procesos de toma de decisiones.

El PSOE se reafirma en su compromiso por la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres. Por ello, los órganos de dirección y nuestras listas electorales seguirán trabajando por esta igualdad.

Debemos reflexionar sobre nuestro modelo de democracia. Los partidos políticos son actores fundamentales y su funcionamiento interno puede contribuir a resolver parte de la crisis política. Un modelo de organización abierto y participativo puede ayudar a devolver la credibilidad a la política.

Nos preocupa especialmente a la izquierda la desafección. Los socialistas no podemos permitir que los ciudadanos caigan en la apatía y se alejen de la política. Por ello, necesitamos recuperar el valor de la política. No sólo debemos ser ejemplares en nuestro comportamiento, sino que además nuestra organización tiene que funcionar bajo los valores que representamos.

1. La acción política es lo que nos iguala a todos en un mundo desigual. Si los ciudadanos pierden la esperanza en la fuerza transformadora de la política,serán los más poderosos los que impondrán su visión del mundo.

2. Las  nuevas tecnologías y los cambios que se han producido en nuestra sociedad ponen de relieve que hay nuevas formas de ejercer la política en el siglo XXI. Dentro de estos cambios tecnológicos, las redes sociales son una prioridad.

3. Los ciudadanos son cada más exigentes con las formaciones políticas. La ciudadanía nos realiza nuevas demandas, cada vez más exigentes, a las formaciones políticas. Eso debe llevarnos a hacer un mayor esfuerzo de conexión desde el Partido Socialista con los ciudadanos. El ejercicio de la política exige de una mayor cualificación y formación.

4. Los países son muy dependientes económicamente y, en cambio, sus vínculos políticos son mucho más modestos. De hecho, las empresas y los mercados han entendido muy rápidamente el nuevo paradigma. Los partidos políticos, especialmente los progresistas, debemos comenzar a adecuar nuestra organización a esta nueva realidad social. En un mundo global no podemos diseñar ni desarrollar políticas sólo en clave nacional. En esta internacionalización, Europa y el Partido de los Socialistas Europeos tienen un papel preferente.

La democracia interna, lejos de ser un problema, es la solución a muchas de nuestras dificultades actuales. La participación de nuestra militancia no es incompatible con un partido fuerte.

¿Hacia donde debemos abrir la participación? Nuestra organización siempre tiene tres decisiones importantes:

a) cuál va a ser nuestro proyecto político

b) quiénes van a ser nuestros cuadros dirigentes

c) quiénes van a ser nuestros representantes en las instituciones

Debemos incrementar la participación de nuestros militantes, simpatizantes y ciudadanos en estos tres procesos. Para ello, nuestras agrupaciones y nuestras formas de tomar decisiones deben abrirse a los nuevos tiempos.

FUNDACIONES Y ORGANIZACIONES SECTORIALES

Seguir con el proceso de integración, iniciado desde el anterior Congreso, de todas las fundaciones del PSOE en la Fundación Ideas.

Las organizaciones sectoriales también son una parte muy importante de nuestra organización. En ellas surgen debates que nos refuerzan como partido y permiten la incorporación de profesionales a nuestro proyecto político. Debemos seguir profundizando en su funcionamiento, intentando que sean lo más numerosas posibles, así como generar nuevas fórmulas de participación.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS