El ministro Morenés mantiene a los jefes de los ejércitos

El almirante García Sánchez toma posesión del Estado Mayor de la Defensa

El almirante García Sánchez en su toma de posesión.
El almirante García Sánchez en su toma de posesión. CARLOS ROSILLO

Quizá por las fiestas navideñas, o por el frío, la toma de posesión del nuevo jefe de la cúpula militar, el almirante general Fernando García Sánchez, resultó desangelada de tan sobria. No hubo ningún representante de La Moncloa, aunque el jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) es el principal asesor militar del presidente del Gobierno y su nombramiento se ha producido, en teoría, a propuesta de Rajoy.

Tampoco acudió nadie de ningún otro ministerio e incluso la fila de autoridades de Defensa estaba disminuida: ya ha cesado el secretario de Estado, pero aún no tiene sustituto. Sin discursos ni brindis, la nota de calor la puso el hasta ahora máximo responsable operativo de las Fuerzas Armadas, el general Julio Rodríguez, quien se fundió en un abrazo con su sucesor. Les observaron los jefes de los tres ejércitos —el general Fulgencio Coll, de Tierra; el general José Jiménez, del Aire; y el almirante Manuel Rebollo, de la Armada—, a quienes el ministro de Defensa, Pedro Morenés, no tiene prisa por relevar, convencido como está de que los altos mandos militares son técnicos que sirven al Gobierno constituido, sea el que sea, y cuyo mandato no debe estar condicionado por los ciclos electorales. Según la fórmula ritual, Morenés mandó a todos que obedezcan a su nuevo jefe y concluyó con un “¡Viva España!”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

M. G.

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS