Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juicio a Matas retrasará un mes el interrogatorio a Urdangarin

El juez levantará el secreto en unos días y citará a Urdangarin como imputado

En las próximas horas, casi con seguridad antes de fin de año, según fuentes jurídicas, el juez del caso Palma Arena, José Castro, levantará el secreto del sumario de la pieza que alude a las sospechas de ilegalidad en los negocios del instituto Nóos —liderado por Iñaki Urdangarin— con el Gobierno de Baleares de Jaume Matas, del PP, entre los años 2004 y 2006. La investigación ha acumulado suficientes indicios de supuestos delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental, fraude a la Administración y prevaricación.

En sintonía con la Fiscalía Anticorrupción, el juez procederá a la citación como imputado en la causa del esposo de la infanta Cristina, yerno del Rey y duque de Palma, junto a una serie de expolíticos implicados en los convenios firmados con Nóos. La declaración judicial de Urdangarin se retrasará previsiblemente unas cinco semanas, hasta febrero.

La razón de este retraso no es una concesión para que Urdangarin prepare especialmente su defensa y su letrado se instruya en las diligencias que no conoce. El plazo está fijado por imperativo del calendario de trabajo de los fiscales anticorrupción. Entre el 9 y 31 de enero está señalado en la Audiencia de Palma el primer juicio del caso Palma Arena, contra el expresidente Matas por las supuestas ilegalidades en el pago de trabajos y subvenciones empresariales al redactor de sus discursos, Antonio Alemany.

En las vistas del juicio, donde Matas afronta una petición de ocho años y medio de cárcel, participarán los fiscales anticorrupción en Baleares, Pedro Horrach y Juan Carrau, que indagan el escándalo que alude a Nóos, y varios abogados de ex altos cargos del gabinete de Presidencia también personados en la pieza del caso Urgandarin, entre ellos el letrado de Matas. Estos mismos fiscales han de asistir al interrogatorio de Urdangarin.

El duque de Palma es investigado en una pieza separada del caso Palma Arena en el que está imputado el expresidente Jaume Matas por adjudicaciones ilegales de un macropolideportivo y supuesto enriquecimiento ilícito. Al profundizar en las cuentas del Gobierno de Baleares y sus inversiones deportivas apareció el asunto del instituto Nóos, un organismo sin ánimo de lucro que organizó dos congresos de fomento turístico-deportivo por los que cobró 2,3 millones. Una buena parte de ese dinero fue desviado, según la investigación, a empresas privadas de Urdangarin y de su socio, Diego Torres, que ya está imputado en la causa.

La investigación se extiende también a tres ediciones de los Summit del deporte en la Comunidad Valenciana por las que el Gobierno de Francisco Camps llegó a pagar cerca de cuatro millones de euros al instituto de Urdangarin.

El sumario acumula más de 2.000 folios con atestados de la Policía Judicial, dos informes de la Agencia Tributaria, más las declaraciones recogidas tras los registros de las sedes del entramado empresarial de Nóos en Barcelona y Valencia. Más de diez personas han testificado ante los fiscales y la Policía Judicial. En el sumario se acumulan documentos contables y bancarios, registros informáticos y correos, sobre las supuestas prácticas delictivas de Nóos.