Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Forever Young tardó meses en aportar la documentación requerida por el juzgado

El establecimiento no respondió a los requerimientos concisos que se le hacían desde los juzgados y presentó, en cambio, otros papeles

La sastrería Sastgor aportó toda la documentación sobre hojas de pedido y encargo a nombre del expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa. Son decenas de documentos que demuestran que los encargos llegaron y salieron de la sastrería.

La tienda Milano presentó los inventarios, tiques y facturas en los que figuraban alguno de los acusados, así como los nombres de los miembros de la trama corrupta Gürtel como Álvaro Pérez, <i>El Bigotes</i>, Pablo Crespo o Francisco Correa.

El establecimiento Forever Young, al que se trasladó el sastre José Tomás tras su paso por Milano, prolongó durante meses y meses el envío de documentación al juzgado. Y lo hizo en muchas ocasiones sin responder a los requerimientos concisos que se le hacían y presentando, en cambio, otros papeles. Este fue uno de los reproches que las acusaciones realizaron al propietario de la tienda, Eduardo Hinojosa, durante su interrogatorio, durante el que le insistieron en que contestara por qué se demoró en sus contestaciones y no fue preciso en sus aclaraciones.

El "apagón" en Forever Young es significativo. Cuando saltó el escándalo, Hinojosa sí aportó varios documentos, entre otros, el listado realizado por la cajera en el que se agrupan las deudas de Camps y Costa junto a las de Crespo y Pérez. La suma total de esas deudas fue saldada, tal como aparece manuscrito en el mismo documento y como demuestra la contabilidad, con transferencias de dos de las empresas de la trama, Diseño Asimétrico y Servimadrid, y a través de talones de otra de las empresas, Orange Market.

Sin embargo, posteriormente la tienda no fue capaz de encontrar, según ha alegado Hinojosa, ningún tique de Ricardo Costa, pese a que sí hay notas manuscritas de las prendas. Tampoco aparecen tiques de la deuda de Camps, aunque han admitido que los que han presentado no son originales y que, en comparación con otros a nombre de otros clientes, desvelan que se ha suprimido la parte en la que aparece el número y nombre del deudor.

Forever Young presentó, en cambio, voluntariamente un escrito al juzgado que afirmaba "rotundamente" que Camps no era la persona que aparecía en algunos de sus pedidos sino "otra persona de igual apellido y distinto nombre". En el juicio se han desdicho de esta afirmación después de que quedara claro que el otro cliente era "Javier Camp", sin "s".