Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La trama Gürtel pidió alterar las facturas de los trajes de Camps y Costa

Las deudas fueron saldadas con transferencias de las empresas de Correa

Francisco Camps, a su llegada ayer al Tribunal Superior.

La trama Gürtel solicitaba y conseguía que en las facturas para pagar los encargos de trajes para Francisco Camps y Ricardo Costa se alterasen los conceptos y en lugar de prendas de vestir apareciesen metros de tela para tapizar y uniformes para Fitur, Feria Valencia, Feria Bilbao y otros certámenes. Lo aseguraron este martes dos empleados de las tiendas Milano y Forever Young. Antonio del Fresno, exencargado en ambos establecimientos, relató: “Hablé con Pablo Crespo [número dos de la red corrupta] y me lo pidió. Me dijo que le hiciera dos facturas, si no recuerdo mal, a una proporción 70%-30% del total. Y que en vez de prendas pusiéramos que era tejido”.

El importe global de las deudas era de 30.678,90 euros. Uno de los documentos que obran en la causa ofrece un desglose por personas: al expresidente valenciano le corresponden 5.393,5 euros y a Costa, 4.925 euros. En la misma anotación figuran los nombres de Víctor Campos, Rafael Betoret, Pedro García, Álvaro Pérez, El Bigotes, y Pablo Crespo, junto a sus importes respectivos.

Crespo me dijo que facturara telas en vez de trajes”, declara un testigo

Javier García, que sigue trabajando en el Grupo Cortefiel, al que pertenecían las dos tiendas, declaró que habló por teléfono con Cándido Herrero, la mano derecha de El Bigotes en Orange Market, la sucursal valenciana de la trama. Herrero le dio instrucciones, explicó García, para hacer desaparecer los trajes y americanas de una factura de 4.040 euros y sustituirlos por “tejidos”. García, a quien las acusaciones tuvieron que esforzarse durante horas para que proporcionara información, admitió que Forever Young no vendía telas. También indicó que las dos deudas globales, la de 30.6678,90 y la de 4.040 euros, fueron saldadas mediante transferencias realizadas por empresas de la trama. La de menor cuantía incluía, según los tiques de compra que constan en la causa, compras para Camps por importe de 2.680 euros.

Antonio del Fresno también confirmó la versión de otros testigos sobre el recorrido de tres encargos anotados en Milano a nombre de Camps y Costa en enero de 2006: los tiques de compra 187706, 187729 y 187730. Del Fresno detalló con los documentos a la vista que los tres tiques se dejaron a deber. En agosto seguían sin pagarse y habían sido agrupados en la contabilidad de Milano bajo el título Comunidad Valenciana junto a los de Costa, Campos, Betoret, Pérez y Crespo. Dos de ellos, el 187729 y 187730, fueron saldados en septiembre de 2006 con talones de Orange Market. El tercero fue pagado en efectivo en enero de 2007, un año después de la compra.

El ceñidor central del expresidente

“Nunca nadie más ha pedido un ceñidor central”. La afirmación de uno de los encargados de las tiendas Milano y Forever Young, donde se encargaba los trajes el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, dejó al público expectante. Pero no hubo explicación. Un ceñidor central es una especie de trabilla con un elástico que los sastres pueden colocar en la parte trasera del pantalón para ceñirlo a la cintura. Es más frecuente en la ropa de niños, colocado a ambos lados, con una goma elástica y botones.

La peculiaridad no fue más que eso pero dejó patente las exigencias de Camps respecto a la confección de los trajes. En varias ocasiones ha quedado patente, con la declaración de los testigos, que las prendas debían ajustarse exactamente a sus medidas y a los tejidos que reclamaba. Así, el sastre José Tomás hablaba directamente con la fábrica que los confeccionaba para definir, exactamente, cuánto debía medir cada patrón.

Más información