Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El edil que grabó a Correa: "Era la octava persona con más poder en el PP"

José Luis Peñas abrió la investigación al entregar a la policía 17 horas de grabación a los cabecillas

El exconcejal de Hacienda de Majadahonda José Luis Peñas, durante el interrogatorio como testigo en la causa de los trajes.

José Luis Peñas ha sido el cuarto testigo llamado a declarar en el juicio de los trajes vinculado al caso Gürtel, en el que están acusados el expresidente valenciano, Francisco Camps, y el ex secretario general del PP, Ricardo Costa. Peñas era concejal del PP en Majadahonda (Madrid) cuando conoció al cerebro de la trama, Francisco Correa. Tras enterarse de los negocios oscuros que afectaban a la red Gürtel decidió grabar todas las conversaciones que mantenía con sus componentes y los entregó a la Fiscalía Anticorrupción. Era el 6 de noviembre de 2007 . "No soy un espía", se ha justificado esta mañana. "Cuando vi que las irregularidades de Correa excedían, podía haberme ido a mi casa, hubiera sido más cómodo, me hubiera evitado muchas cosas pero tomé esa decisión". Y ha zanjado: "Yo aporté pruebas y luego los medios de la policía han acreditado que todo era aún más grande de lo que yo creía".

Yo aporté pruebas y luego los medios de la policía han acreditado que todo era aún más grande de lo que yo creía"

JOSÉ LUIS PEÑAS

Una de las revelaciones que ha hecho Peñas durante el juicio ha sido, como ex militante del PP, ha consistido en definir el poder del principal cabecilla, con quien mantenía una estrecha relación. "Correa era en el PP la séptima o la octava persona con mayor poder", ha asegurado. "Los senadores se abrían a su paso. Tenía un poder extraordinario, pero no lo hacía para que se le reconociera ni quiere decir que abusara".

“Los senadores se abrían a su paso. Tenía un poder extraordinario”, añadió. “He visto dar instrucciones para endosar a una consejería de la Comunidad de Madrid el pago de un acto del PP”, aseguró. Y sostuvo que el enganche que tenía la trama para acceder a la Administración era hacer campañas del partido.

Durante el interrogatorio, Peñas ha sido también cuestionado muy duramente por las defensa, el fiscal y el abogado de la acusación particular, sobre la grabación de una conversación con otra testigo, Isabel Jordán, que ayer testificó ante el tribunal. La mayoría de las preguntas en este sentido pretendían averiguar cuál era el estado de ánimo de Jordán. Ella sembró ayer dudas sobre la factura de 30.000 euros de los trajes para Camps, porque, dijo, en el momento en que habló de ellas -conversación que fue grabada y se ha escuchado en la sala- vivía un momento duro y estaba angustiada. "Estaba tranquila", ha rebatido Peñas. Además, el exconcejal -se marchó del PP en 2005 tras ser expedientado por no votar al candidato que le imponían y montó otro partido local- ha cuestionado que, como dijo Jordán, el gerente Javier Nombela fuera un bromista y pudiera haber vinculado la nota de 30.000 euros con Camps como un chascarrillo, cuando dijo: "Lo del hijo de puta de Camps". Y ha zanjado: "Yo nunca le he visto salirse de la profesionalidad".

La defensa de Camps ha ido y venido sobre la conversación con Isabel Jordán. Ha ido y venido sobre sus palabras sobre la contabilidad del grupo Correa. Ha ido y venido sobre las grabaciones. Pero José Luis Peñas no ha titubeado.

Hubo otro testigo claro. Fue el administrador judicial de la quebrada Sastgor, la fábrica que confeccionaba las prendas que encargaban las tiendas Milano y Forever Young. La documentación desvela más pedidos de los que los acusados dicen haber pagado.