Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exhaustivo traspaso de poder que impone el PP incomoda a altos cargos

Los secretarios de Estado apuran para cerrar sus informes la semana que viene

Ampliar foto
Soraya Sáenz de Santamaría cubre el formulario para acreditarse como diputada.

Nunca antes se había producido un relevo tan ordenado y tan coordinado en el Gobierno central, tal y como admiten fuentes del PP. Tanto que en algunas ocasiones está incomodando a altos cargos del Gobierno en funciones y la preparación de documentos y de informes está colapsando algunos departamentos. “Una cosa es el traspaso y otra que sea una fiscalización o una auditoría de los últimos tres años”, asegura un secretario de Estado.

Después de las elecciones del 20-N, el presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, se presentó en una reunión de secretarios de Estado y de subsecretarios para agradecerles los servicios prestados y para pedirles colaboración con el PP para llevar a cabo el traspaso de poderes. Y, por el momento, se está produciendo ese traspaso.

Los que han sido portavoces del PP en cada área han elaborado documentos minuciosos de petición de información que hacen llegar a cada secretario de Estado. Estos preparan los informes y comparecen ellos mismos o sus subsecretarios ante una comisión del PP. Suelen estar Soraya Sáenz de Santamaría, José Luis Ayllón y Álvaro Nada, más el portavoz del área.

Nunca antes se había producido un relevo tan coordinado en el Gobierno

“Termina siendo como comparecer ante un tribunal de oposición”, asegura molesto otro secretario de Estado. Este lunes termina el plazo para que estén listas las respuestas de los ministerios, que en algún caso llegan a ser de más de cien folios.

Explican estos altos cargos que ese proceso de traspaso tendría sentido para controlar el gasto o los compromisos de pago, pero en muchas ocasiones se están pidiendo explicaciones sobre nombramientos o designaciones de los últimos tres años. Por ejemplo, por el Ministerio de Justicia acudió el subsecretario y fue requerido sobre nombramientos de fiscales de toda la legislatura, situación de todos los asesores, ejecución presupuestaria, pagos de productividades y funcionamiento interno. En algunos casos se han producido conflictos por la negativa a facilitar determinados datos.

Las peticiones del PP colapsan algunos departamentos

Y en otros la comisión del PP lleva su fiscalización hasta el extremo de frenar decisiones en marcha del Gobierno en funciones. Así, han parado un concurso de traslado de fiscales que ya estaba en marcha en Justicia antes de las elecciones generales.

La minuciosidad de la exigencia de información llega al extremo en ministerios de ejecución de gasto, especialmente en Fomento, donde el portavoz del PP Andrés Ayala es el que acompaña a Sáenz de Santamaría, Nadal y Ayllón. Han pedido informes de todas y cada una de las obras en ejecución y los concursos en marcha.

Fuentes del PP explican que esta fórmula fue la pactada con el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, y tiene por objeto controlar el funcionamiento de la Administración para poder facilitar las medidas de recorte del déficit.

Admiten que nunca jamás en democracia se ha producido un nivel de intercambio de información tan exhaustivo, pero explican que tampoco nunca España había llegado a una situación tan delicada tras unas elecciones generales en un momento tan crítico.

Con todos los datos, el equipo de Sáenz de Santamaría hará un informe para el próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los datos más detallados serán utilizados por los futuros ministros del PP, cuando tomen posesión en 20 días.