Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se mantiene en el puesto 15 de la UE en el ránking de corrupción

Transparencia Internacional España exige una ley de acceso a la información pública

España es el único país de Europa que todavía no tiene una ley de este tipo, según la organización

Mapa del Índice de Percepción de la Corrupción en el mundo.

España se mantiene en el puesto 15 de los 27 países de la UE en los que la percepción de la corrupción es más alta, según el índice que anualmente publica la organización Transparencia Internacional, que ubica a España en el puesto 31 de la clasificación mundial. La nota de España (6,2) está estancada desde hace tres años, como ha señalado el presidente del capítulo español de la organización, el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid Jesús Lizcano, que urge a las autoridades y a la sociedad civil a superar esta situación "mediocre". Antonio Garrigues Walker, miembro también de la dirección del capítulo español de Transparencia, ha pedido al nuevo Gobierno -"que tiene una legitimidad clara al tener mayoría absoluta"- que escuche "el llamamiento que hace la ciudadanía, porque la corrupción generalizada afecta a la credibilidad del estamento político". "No es un tema menor y se debe luchar para mejorar la situación", ha subrayado el político y jurista, que como muchos ciudadanos que se han manifestado desde el 15 de mayo, cree que hay mucho que mejorar en la "calidad democrática" de este país.

España está estancada. Seguimos viendo escándalos de corrupción y así no puede funcionar la convivencia ciudadana"

Antonio Garrigues Walker

"España está estancada. Seguimos viendo escándalos de corrupción y así no puede funcionar la convivencia ciudadana. Este es un momento histórico para que España salga de esta situación y entre en un momento mejor", ha incidido Garrigues durante la presentación del informe en la sede madrileña de la Fundación Ortega y Gasset-Marañón, de la que es patrono. Como ha recordado, "el origen de la crisis económica y mundial es la corrupción y la avaricia del ser humano".

"La corrupción es un mal sistémico en todo el mundo" -dos tercios de los países no aprueban en esta clasificación-, según ha señalado el director general de la Fundación Ortega y Gasset-Marañón y miembro también de la dirección de Transparencia, Jesús Sánchez Lambás, que ha relacionado la corrupción y la falta de transparencia en países como Grecia con la crisis de la deuda.

Garrigues ha lanzado un mensaje al nuevo Gobierno: "La lucha contra la corrupción es posible, y además no es difícil, es radicalmente necesaria y es un tema en el que los avances van unidos de manera inexorable al desarrollo de económico". Al presidente electo, Mariano Rajoy, le ha recordado también que "España sigue siendo el único país europeo que no tiene una ley de acceso a la información pública. La tienen todos los países europeos y España no puede seguir siendo una excepción. Es un tema de voluntad política, porque nadie va a oponerse, y ya no hay excusas".

La corrupción no es una cuestión de color político, sino de voluntad"

Jesús Lizcano

"La transparencia es el mejor antídoto contra la corrupción", ha señalado Lizcano, que llegó incluso a reunirse con el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, para abordar la ley que sigue pendiente y que ya están moviendo en comunidades autónomas como Cataluña. Como ejemplo, ha recordado el caso de Dinamarca, el que país que mejor nota saca en Europa (9,4),y "que destaca por su administración muy abierta y la enorme independencia de sus medios de comunicación". 

"[Mariano Rajoy] tiene una capacidad de acción admirable. Que la aproveche", ha insistido Garrigues. Preguntados por si el color político está ligado a mayor o menor tasa de corrupción, tanto Lizcano como Sánchez-Lambás han descartado que la estancia de un partido u otro en el Gobierno favorezca las prácticas corruptas. "No hemos identificado que sea una cuestión ideológica, de color político, sino de voluntad", respondió el presidente de Transparencia Internacional en España.

Estancamiento español

"España está atascada, pero al menos no sigue cayendo", ha valorado Lizcano. La nota de España ha caído desde un respetable notable en 2004 (7,1 sobre 10), pero parece haberse estabilizado los últimos tres años en torno al 6 -si en 2010 obtuvo un 6,1 en 2011 ha subido una décima hasta el 6,2 (a más nota, menor corrupción). El aumento de la percepción de la corrupción estuvo relacionado con el crecimiento de la construcción, y la razón del declive es precisamente esa, la paralización de los proyectos urbanísticos.

ampliar foto
Tabla sintética de resultados.

El Índice de Percepción de la Corrupción 2011 -el más antiguo elaborado por Transparencia Internacional- recoge una visión panorámica y la clasificación de 183 países según su nivel de corrupción, en función de la percepción que tienen a este respecto los ciudadanos de dichos países y muy diversos especialistas y colectivos consultados por diferentes organismos internacionales. Somalia, Corea del Norte y Myanmar (Birmania) son los países más corruptos del mundo y Nueva Zelanda, Dinamarca y Finlandia los menos.

Por delante de España hay 30 países, muchos de ellos europeos, como Dinamarca, Finlandia, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Austria o Irlanda. Pero también hay 152 por detrás, como Grecia, Italia o Portugal. Como han señalado los miembros de la dirección de la organización en la presentación, no es causal que la ausencia de transparencia y los mayores índices de corrupción se den en los países con más problemas en la crisis de la deuda.

Más información