Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
MADRID

El PSOE cae fulminado

Los socialistas obtienen el peor resultado de su historia

La mitad de los madrileños elige al PP

UPyD e IU multiplican sus votos

Uno de cada dos madrileños (el 50,35%) que acudieron a votar ayer en la comunidad eligió la papeleta del PP. Madrid cumple a la perfección su papel como bastión del PP. Es un campo fértil para la recolecta de los populares, que han ganado todas las elecciones durante el último cuarto de siglo. Sin embargo, la comunidad cada vez parece más un territorio yermo para los socialistas. Son los grandes derrotados en Madrid. Registran el peor resultado de su historia. Uno de cada cuatro madrileños votó al PSOE (26,48%). Los socialistas pierden 13 puntos respecto a las elecciones de 2008. Uno de cada ocho votantes que ha perdido el PSOE en España procede de Madrid.

De los 36 diputados que se reparten en la región, el PP obtiene 19 escaños, uno más que en las pasadas generales, a pesar de que se deja casi 32.684 votos mientras en el resto de España gana electores. El PSOE pierde cinco diputados y se queda en 10 representantes en la Cámara baja. Obtiene la mitad de los votos que en 2008, 530.000 sufragios menos que en los pasados comicios. La debacle socialista se refleja, en parte, en la caída de participación: casi cuatro puntos respecto a 2008. Es decir, la mitad de los que votaron al PSOE en Madrid en las pasadas elecciones se ha quedado en casa o ha votado a otras opciones: UPyD e IU.

Precisamente estas fuerzas son las otras grandes ganadoras en estas elecciones en Madrid. La formación magenta, que encabeza Rosa Díez, se consolida como tercera fuerza política en la región, con un 10,22% de los votos, casi siete puntos más que en los comicios de hace tres años. Este resultado se traduce en cuatro diputados para UPyD, tres más, aunque no le sirven para constituir grupo parlamentario propio en la cámara baja. IU también está entre los que festejaron ayer el resultado de jornada electoral. La coalición de izquierdas logró en Madrid el 8,08% de los votos, que se traduce en tres escaños, que sumados a los logrados en otras provincias le permiten lograr grupo propio en el Congreso.

Las elecciones en Madrid han dejado tres ganadores (PP, UPyD e IU) y un claro perdedor. El duro golpe que han recibido los socialistas despertó ayer las primeras críticas internas. El grupo Más Izquierda Madrid, minoritario de momento en el PSM, emitió ayer un comunicado exigiendo responsabilidades al líder socialista madrileño, Tomás Gómez. “El resultado de esta noche en España es suficientemente contundente como para que los socialistas no nos conformemos con poner una coma. Creo que estamos en el momento de poner un punto y aparte”, ha señalado esta noche el líder de los socialistas madrileños al que se le abre un flanco.

El panorama de los socialistas en Madrid se presenta complicado tras el resultado de estas elecciones. Han perdido en 20 de los 21 distritos de Madrid, solo conservan Puente de Vallecas. La derrota socialista también se extiende a Parla y Fuenlabrada, municipios que aún mantienen un Gobierno local de izquierdas. El tradicional cinturón rojo se ha teñido de azul para los próximos cuatro años: Getafe, Leganés, Alcorcón o Móstoles son ya feudos populares. El resumen es dramático para los socialistas: solo han ganado en dos de los 179 municipios de Madrid.

Las elecciones madrileñas han estado marcadas por la decisión de Rajoy de incluir al alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, en la lista del PP al Congreso de los Diputados. Gallardón, que ha protagonizado la vida política madrileña durante el último cuarto de siglo prepara ahora su salida con las expectativas puestas en un sillón en el Gobierno de Rajoy. Su hueco provocará una importante reordenación de fuerzas en la política madrileña. Mientras, Gallardón asciende al panorama nacional, la presidenta del PP, Esperanza Aguirre, ha reducido ligeramente su actividad en las últimas semanas, respecto a la frenética campaña de hace tres años. A pesar de ello, ha viajado a más de cinco ciudades fuera de Madrid y ha participado en numerosos actos en la región.

Además, estas elecciones han estado marcado por el conflicto educativo que ha simbolizado la marea verde. El sector educativo ha convocado huelgas y manifestaciones durante la campaña. Miles de profesores han protestado por los recortes que Aguirre ha realizado en la educación madrileña y que se resumen en que habrá 1.190 docentes interinos este curso. Precisamente, este conflicto ha llegado hasta las urnas. Varios ciudadanos han intentado ir a votar con la camiseta verde que denuncia los recortes en educación pero algunos presidentes de las mesas electorales se lo han prohibido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >