Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España: 34 años de elecciones

Recorrido por más de tres décadas de campañas. De las primeras elecciones democráticas a la segunda victoria de Zapatero

  • España celebró las primeras elecciones generales de la actual democracia el 15 de junio de 1977. Los comicios eran posibles por la Ley para la Reforma Política, aprobada el año anterior, y con la recuperación de la libertad proliferó la llamada “sopa de letras”. Con numerosas siglas peleando por entrar en las Cortes constituyentes, la propaganda política llegó a tomar literalmente las calles de todo el país, como muestra esta foto de Barcelona en la víspera de la votación, que se celebró un miércoles.
    1España celebró las primeras elecciones generales de la actual democracia el 15 de junio de 1977. Los comicios eran posibles por la Ley para la Reforma Política, aprobada el año anterior, y con la recuperación de la libertad proliferó la llamada “sopa de letras”. Con numerosas siglas peleando por entrar en las Cortes constituyentes, la propaganda política llegó a tomar literalmente las calles de todo el país, como muestra esta foto de Barcelona en la víspera de la votación, que se celebró un miércoles.
  • La recuperación de las elecciones libres era también la de los mítines, como este de Joaquín Ruiz-Giménez en la clausura de campaña de la Federación de la Democracia Cristiana celebrado en la Casa de Campo de Madrid. El que después se convertiría en el primer Defensor del Pueblo (con la victoria socialista en 1982), reunió en ese mitin a unas 5.000 personas, aunque finalmente no lograría escaño.
    2La recuperación de las elecciones libres era también la de los mítines, como este de Joaquín Ruiz-Giménez en la clausura de campaña de la Federación de la Democracia Cristiana celebrado en la Casa de Campo de Madrid. El que después se convertiría en el primer Defensor del Pueblo (con la victoria socialista en 1982), reunió en ese mitin a unas 5.000 personas, aunque finalmente no lograría escaño.
  • Y es que solo trece partidos lograrían representación parlamentaria en las primeras generales, vencidas por Suárez y su Unión de Centro Democrático (UCD) con algo más del 34% de los votos y 165 diputados. Por detrás, el PSOE lograba 118 escaños frente a la decepción que se llevaría el Partido Comunista, que solo sumó 19. La Alianza Popular de Manuel Fraga, en la imagen junto con José María Ruiz-Gallardón, sería la cuarta fuerza política, con 16 diputados.
    3Y es que solo trece partidos lograrían representación parlamentaria en las primeras generales, vencidas por Suárez y su Unión de Centro Democrático (UCD) con algo más del 34% de los votos y 165 diputados. Por detrás, el PSOE lograba 118 escaños frente a la decepción que se llevaría el Partido Comunista, que solo sumó 19. La Alianza Popular de Manuel Fraga, en la imagen junto con José María Ruiz-Gallardón, sería la cuarta fuerza política, con 16 diputados.
  • La aprobación de la Constitución obligaba a disolver Cortes y convocar elecciones. Las generales de 1979 se celebraron el jueves 1 de marzo, con 26.852.885 personas llamadas a votar en las 39.631 mesas habilitadas. Pese a no contar con la  sofisticación  de las campañas actuales, la televisión irá ganando cada vez más peso. En la fotografía, los números unos de UCD, favorita para mantener el Gobierno, durante la grabación de un espacio de propaganda.
    4La aprobación de la Constitución obligaba a disolver Cortes y convocar elecciones. Las generales de 1979 se celebraron el jueves 1 de marzo, con 26.852.885 personas llamadas a votar en las 39.631 mesas habilitadas. Pese a no contar con la sofisticación de las campañas actuales, la televisión irá ganando cada vez más peso. En la fotografía, los números unos de UCD, favorita para mantener el Gobierno, durante la grabación de un espacio de propaganda.
  • Aunque con variación en las siglas de centro-derecha, el sistema político español comenzó a configurarse desde la Transición como esencialmente bipartidista, en tanto que dos partidos obtenían mucha ventaja respecto a todos los demás. Los comicios del 77 habían dejado claro que el PSOE capitalizaba, además del carisma de Felipe González, la fuerza de sus siglas históricas para convertirse en el gran partido de la izquierda. Y así lo entendió la campaña socialista de 1979, que aprovechaba para recordar que la formación cumplía aquel año un siglo. En la foto, Felipe González saluda en la plaza de Vista Alegre de Madrid sobre un gran cartel que muestra su rostro y el de Pablo Iglesias, fundador del partido.
    5Aunque con variación en las siglas de centro-derecha, el sistema político español comenzó a configurarse desde la Transición como esencialmente bipartidista, en tanto que dos partidos obtenían mucha ventaja respecto a todos los demás. Los comicios del 77 habían dejado claro que el PSOE capitalizaba, además del carisma de Felipe González, la fuerza de sus siglas históricas para convertirse en el gran partido de la izquierda. Y así lo entendió la campaña socialista de 1979, que aprovechaba para recordar que la formación cumplía aquel año un siglo. En la foto, Felipe González saluda en la plaza de Vista Alegre de Madrid sobre un gran cartel que muestra su rostro y el de Pablo Iglesias, fundador del partido.
  • Con todo, y como se esperaba, el gran vencedor de las elecciones que inauguraron la primera legislatura fue Adolfo Suárez (en la imagen, en el mitin de cierre de campaña, aplaudido por Miguel Herrero de Miñón, José Luis Álvarez y Leopoldo Calvo-Sotelo). UCD lograría un poco más de apoyo que dos años antes y sumaría tres escaños más (168), por 121 de los socialistas. A la izquierda del PSOE, el PCE alcanzaba su techo con 23 diputados, mientras que la extrema derecha se colaba por primera vez (y única al menos hasta hoy) en el Congreso, con Blas Piñar como diputado de Unión Nacional.
    6Con todo, y como se esperaba, el gran vencedor de las elecciones que inauguraron la primera legislatura fue Adolfo Suárez (en la imagen, en el mitin de cierre de campaña, aplaudido por Miguel Herrero de Miñón, José Luis Álvarez y Leopoldo Calvo-Sotelo). UCD lograría un poco más de apoyo que dos años antes y sumaría tres escaños más (168), por 121 de los socialistas. A la izquierda del PSOE, el PCE alcanzaba su techo con 23 diputados, mientras que la extrema derecha se colaba por primera vez (y única al menos hasta hoy) en el Congreso, con Blas Piñar como diputado de Unión Nacional.
  • Tras la dimisión de Suárez, el susto del 23-F y el Gobierno de Calvo-Sotelo, los españoles fueron convocados a las urnas el jueves 28 de octubre de 1982. Si otro signo distintivo de las campañas son los debates, en la de aquel año se pudo ver este en el programa  La Clave  de TVE. De izquierda a derecha, Jose Luis Balbín (moderador del espacio), Miquel Roca (CiU), Alfonso Guerra (PSOE), Santiago Carrillo (PCE), Manuel Fraga (AP), Xavier Arzalluz (PNV) y Agustín Rodríguez Sahagún (CDS).
    7Tras la dimisión de Suárez, el susto del 23-F y el Gobierno de Calvo-Sotelo, los españoles fueron convocados a las urnas el jueves 28 de octubre de 1982. Si otro signo distintivo de las campañas son los debates, en la de aquel año se pudo ver este en el programa La Clave de TVE. De izquierda a derecha, Jose Luis Balbín (moderador del espacio), Miquel Roca (CiU), Alfonso Guerra (PSOE), Santiago Carrillo (PCE), Manuel Fraga (AP), Xavier Arzalluz (PNV) y Agustín Rodríguez Sahagún (CDS).
  • La elecciones de 1982 culminarían con la primera mayoría absoluta de la democracia. El PSOE obtuvo una ventaja aplastante rozando casi el 50% de los votos que le dieron 202 diputados, la mayor cifra lograda nunca por un partido en el Congreso de los Diputados. Este espectacular tirón dejaba al Partido Comunista con solo 3 representantes (en la foto, un mitin de este partido en la plaza madrileña de Las Ventas con Marcelino Camacho, Dolores Ibárruri y Santiago Carrillo). Por otro lado, el  tsunami  socialista era también el resultado de la crisis política de UCD, que, con 11 escaños, ni siquiera logró meter en el Parlamento al presidente Calvo-Sotelo (número dos por Madrid). Tampoco el Centro Democrático y Social de Suárez lograría cubrir sus expectativas, con solo dos representantes. Se configuraba así Alianza Popular como principal partido opositor (107 diputados).
    8La elecciones de 1982 culminarían con la primera mayoría absoluta de la democracia. El PSOE obtuvo una ventaja aplastante rozando casi el 50% de los votos que le dieron 202 diputados, la mayor cifra lograda nunca por un partido en el Congreso de los Diputados. Este espectacular tirón dejaba al Partido Comunista con solo 3 representantes (en la foto, un mitin de este partido en la plaza madrileña de Las Ventas con Marcelino Camacho, Dolores Ibárruri y Santiago Carrillo). Por otro lado, el tsunami socialista era también el resultado de la crisis política de UCD, que, con 11 escaños, ni siquiera logró meter en el Parlamento al presidente Calvo-Sotelo (número dos por Madrid). Tampoco el Centro Democrático y Social de Suárez lograría cubrir sus expectativas, con solo dos representantes. Se configuraba así Alianza Popular como principal partido opositor (107 diputados).
  • Poca variación en el panorama político supusieron las elecciones del 22 de junio de 1986. Con España ya en la Comunidad Económica Europea (y en la OTAN), el PSOE lograría su segunda mayoría absoluta, aunque con 184 diputados fue menos aplastante que la primera. Tras el fracaso del 82, aparecía la coalición Izquierda Unida (en la foto, el entonces secretario general del PCE, Gerardo Iglesias, durante un mitin de campaña), que se haría con 6 diputados. La oposición de Fraga se presentaba como Coalición Popular y retrocedía levemente a 105 diputados; mientras que Adolfo Suárez, con un CDS más rodado, lograba 19 escaños. Fueron las primeras que se celebraron en domingo y al día siguiente, por cierto, los resultados electorales compartieron espacio en la primera página de EL PAÍS con la selección española, que había quedado eliminada en cuartos de final del Mundial de México tras perder en la tanda de penaltis con Bélgica.
    9Poca variación en el panorama político supusieron las elecciones del 22 de junio de 1986. Con España ya en la Comunidad Económica Europea (y en la OTAN), el PSOE lograría su segunda mayoría absoluta, aunque con 184 diputados fue menos aplastante que la primera. Tras el fracaso del 82, aparecía la coalición Izquierda Unida (en la foto, el entonces secretario general del PCE, Gerardo Iglesias, durante un mitin de campaña), que se haría con 6 diputados. La oposición de Fraga se presentaba como Coalición Popular y retrocedía levemente a 105 diputados; mientras que Adolfo Suárez, con un CDS más rodado, lograba 19 escaños. Fueron las primeras que se celebraron en domingo y al día siguiente, por cierto, los resultados electorales compartieron espacio en la primera página de EL PAÍS con la selección española, que había quedado eliminada en cuartos de final del Mundial de México tras perder en la tanda de penaltis con Bélgica.
  • Otra de las legislaturas que no llegó a cumplir cuatro años fue la tercera, ya que las elecciones generales que le pusieron fin se celebraron el 29 de octubre de 1989. Felipe González lograba un nuevo triunfo con 175 diputados del PSOE, la mitad de los que tiene la Cámara. Se estrenaba electoralmente al frente de la oposición José María Aznar, quien aparece en la foto durante el acto de pegada de carteles que dio arranque a la campaña. El Partido Popular, ya con ese nombre, lograría mejorar ligeramente los últimos resultados de la Alianza Popular de Fraga. Izquierda Unida lograba ascender hasta los 17 escaños de la mano de Julio Anguita.
    10Otra de las legislaturas que no llegó a cumplir cuatro años fue la tercera, ya que las elecciones generales que le pusieron fin se celebraron el 29 de octubre de 1989. Felipe González lograba un nuevo triunfo con 175 diputados del PSOE, la mitad de los que tiene la Cámara. Se estrenaba electoralmente al frente de la oposición José María Aznar, quien aparece en la foto durante el acto de pegada de carteles que dio arranque a la campaña. El Partido Popular, ya con ese nombre, lograría mejorar ligeramente los últimos resultados de la Alianza Popular de Fraga. Izquierda Unida lograba ascender hasta los 17 escaños de la mano de Julio Anguita.
  • Tampoco la cuarta legislatura logró completarse. Con el recuerdo del  mítico  1992 fresco, España asistió a un profundo deterioro del clima económico y político al año siguiente. Las quintas elecciones generales se celebrarían el 6 de junio de 1993 y algunos sondeos apuntaban a que podrían poner fin al Gobierno de Felipe González. También lo creía el PP, como muestra este gigantesco cartel instalado en la Puerta del Sol.
    11Tampoco la cuarta legislatura logró completarse. Con el recuerdo del mítico 1992 fresco, España asistió a un profundo deterioro del clima económico y político al año siguiente. Las quintas elecciones generales se celebrarían el 6 de junio de 1993 y algunos sondeos apuntaban a que podrían poner fin al Gobierno de Felipe González. También lo creía el PP, como muestra este gigantesco cartel instalado en la Puerta del Sol.
  • Con todo, el PSOE logró movilizar a última hora a sus votantes (en la imagen, un mitin en Cáceres) hasta sumar finalmente más de nueve millones de votos. Con 159 escaños, se quedaba lejos de la mayoría absoluta, por lo que para la investidura de González contó con los 17 apoyos de CiU y los 5 del PNV. Aunque derrotado, el Partido Popular rompía su techo hasta entonces con más de ocho millones de votos y 141 diputados. La movilización del voto progresista para evitar un triunfo la derecha llevaban a IU a ganar solamente un diputado (18 en total).
    12Con todo, el PSOE logró movilizar a última hora a sus votantes (en la imagen, un mitin en Cáceres) hasta sumar finalmente más de nueve millones de votos. Con 159 escaños, se quedaba lejos de la mayoría absoluta, por lo que para la investidura de González contó con los 17 apoyos de CiU y los 5 del PNV. Aunque derrotado, el Partido Popular rompía su techo hasta entonces con más de ocho millones de votos y 141 diputados. La movilización del voto progresista para evitar un triunfo la derecha llevaban a IU a ganar solamente un diputado (18 en total).
  • 1996 sería definitivamente su año. José María Aznar (en la imagen, en un mitin celebrado en el Palau Blaugrana de Barcelona) lograría finalmente el triunfo del PP el 3 de marzo de 1996. Los 156 diputados que logró le impedían gobernar en solitario. Para el PSOE, fue la noche de la “dulce derrota”, en palabras de Felipe González: se quedó a menos de 300.000 votos del PP y lograría 141 diputados.
    131996 sería definitivamente su año. José María Aznar (en la imagen, en un mitin celebrado en el Palau Blaugrana de Barcelona) lograría finalmente el triunfo del PP el 3 de marzo de 1996. Los 156 diputados que logró le impedían gobernar en solitario. Para el PSOE, fue la noche de la “dulce derrota”, en palabras de Felipe González: se quedó a menos de 300.000 votos del PP y lograría 141 diputados.
  • El ascenso de IU hasta 21 diputados en 1996 no le sirvió para decidir el Gobierno, como deseaba este cartel de un acto de campaña en Madrid con su cabeza de lista, Julio Anguita. Aznar, a 20 votos de la mayoría absoluta, contó con los apoyos de CiU, PNV y Coalición Canaria para ser investido.
    14El ascenso de IU hasta 21 diputados en 1996 no le sirvió para decidir el Gobierno, como deseaba este cartel de un acto de campaña en Madrid con su cabeza de lista, Julio Anguita. Aznar, a 20 votos de la mayoría absoluta, contó con los apoyos de CiU, PNV y Coalición Canaria para ser investido.
  • Tras meses de convulsiones internas, el PSOE lograría el peor resultado desde 1979 en las elecciones del 12 de marzo de 2000. Tras cuatro años en la oposición, comparecía con Joaquín Almunia como candidato (aunque los militantes habían preferido a Josep Borrell en unas primarias celebradas previamente). Ni el tirón de Felipe González en campaña, que en la foto señala un cartel de Almunia durante un mitin en Valencia, lograría que los socialistas se hundieran hasta los 125 diputados. La última campaña del milenio fue la de la incontestable mayoría absoluta del PP, que cosechaba más de 10 millones de votos y 183 diputados.
    15Tras meses de convulsiones internas, el PSOE lograría el peor resultado desde 1979 en las elecciones del 12 de marzo de 2000. Tras cuatro años en la oposición, comparecía con Joaquín Almunia como candidato (aunque los militantes habían preferido a Josep Borrell en unas primarias celebradas previamente). Ni el tirón de Felipe González en campaña, que en la foto señala un cartel de Almunia durante un mitin en Valencia, lograría que los socialistas se hundieran hasta los 125 diputados. La última campaña del milenio fue la de la incontestable mayoría absoluta del PP, que cosechaba más de 10 millones de votos y 183 diputados.
  • Esta imagen de marzo de 2004, que podría parecer de campaña, no lo es en realidad. Se trata de un acto organizado por el PP tras las elecciones en la plaza de Vista Alegre de Madrid, donde tenía previsto un cierre de campaña que impidieron los atentados del 11-M. Tras tres días de luto, los españoles votaron el 14 de marzo. Por eso, cuando se tomó esta foto, Mariano Rajoy ya sabía que no gobernaría durante la octava legislatura. El acto, trece días después de la jornada electoral, se convocó en agradecimiento a los 9,7 millones de votantes (148 diputados) y al expresidente Aznar.
    16Esta imagen de marzo de 2004, que podría parecer de campaña, no lo es en realidad. Se trata de un acto organizado por el PP tras las elecciones en la plaza de Vista Alegre de Madrid, donde tenía previsto un cierre de campaña que impidieron los atentados del 11-M. Tras tres días de luto, los españoles votaron el 14 de marzo. Por eso, cuando se tomó esta foto, Mariano Rajoy ya sabía que no gobernaría durante la octava legislatura. El acto, trece días después de la jornada electoral, se convocó en agradecimiento a los 9,7 millones de votantes (148 diputados) y al expresidente Aznar.
  • Pero los apoyos del PP fueron insuficientes en la noche del 14 de marzo de 2004 ante los más de 11 millones de votos que logró el PSOE, su mejor resultado hasta ese día. Le valieron 164 escaños, a doce de la mayoría absoluta. Zapatero, líder del partido tras un congreso en que tuvo que derrotar a otros aspirantes, se presentaba con aura de no haber perdido nunca una elección y con una campaña novedosa en ciertos aspectos. Un ejemplo fueron las siglas ZP, elevadas a la categoría de eslogan.
    17Pero los apoyos del PP fueron insuficientes en la noche del 14 de marzo de 2004 ante los más de 11 millones de votos que logró el PSOE, su mejor resultado hasta ese día. Le valieron 164 escaños, a doce de la mayoría absoluta. Zapatero, líder del partido tras un congreso en que tuvo que derrotar a otros aspirantes, se presentaba con aura de no haber perdido nunca una elección y con una campaña novedosa en ciertos aspectos. Un ejemplo fueron las siglas ZP, elevadas a la categoría de eslogan.
  • A la altura de 2008, incluso la Z sola servía para la campaña, como muestra este atril sobre el que se apoya María Teresa Fernández de la Vega, entonces vicepresidenta del Gobierno y cabeza de lista por Valencia (donde se tomó la foto). El 9 de marzo de 2008, el PSOE de Zapatero logró su segunda victoria y lo hizo ampliando además los diputados (169). El refuerzo del PP, que subió a 154 escaños, fue también el del bipartidismo, que dejó a CiU como tercera fuerza en número de representantes con 10. Se inició así la novena legislatura, marcada por la crisis, complicada desde el principio –Zapatero no tuvo apoyos de otras fuerzas en su investidura y necesitó dos votaciones para ganar con mayoría simple- y que concluye antes de cumplir 4 años.
    18A la altura de 2008, incluso la Z sola servía para la campaña, como muestra este atril sobre el que se apoya María Teresa Fernández de la Vega, entonces vicepresidenta del Gobierno y cabeza de lista por Valencia (donde se tomó la foto). El 9 de marzo de 2008, el PSOE de Zapatero logró su segunda victoria y lo hizo ampliando además los diputados (169). El refuerzo del PP, que subió a 154 escaños, fue también el del bipartidismo, que dejó a CiU como tercera fuerza en número de representantes con 10. Se inició así la novena legislatura, marcada por la crisis, complicada desde el principio –Zapatero no tuvo apoyos de otras fuerzas en su investidura y necesitó dos votaciones para ganar con mayoría simple- y que concluye antes de cumplir 4 años.