Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS LISTAS DEL PP

Gallardón cumple su sueño de ir al Congreso tres años y medio después

En 2008 Aguirre amenazó a Rajoy con dimitir si el alcalde iba en las listas

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y Alberto Ruiz Gallardón durante el homenaje al que fue alcalde de Madrid Agustín Rodríguez Sahagún. Ampliar foto
Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid y Alberto Ruiz Gallardón durante el homenaje al que fue alcalde de Madrid Agustín Rodríguez Sahagún.

Esta vez sí. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, vuelve a la política nacional 17 años después de abandonar el Senado y entrará en el Congreso por primera vez en su carrera política. El alcalde cumple así un sueño que ya acarició hace cuatro años pero que truncó su compañera de partido, la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre.

El nuevo intento de Ruiz-Gallardón por ir en los primeros puestos en las listas del PP por Madrid al Congreso de los diputados no se ha encontrado, esta vez, con la oposición frontal de Aguirre a diferencia del año 2008.

La carrera de Gallardón por dar el salto a la política nacional comenzó en 2007, después de ganar las municipales del 27 de mayo. Desde ese momento, recordó la compatibilidad de ser alcalde y diputado y expresó en varias ocasiones su deseo de acompañar a Rajoy en el Parlamento. El anuncio fue criticado por Eduardo Zaplana y Ángel Acebes mientras que Mariano Rajoy mantuvo la incertidumbre apelando a la prudencia. “Podría ser un buen número dos pero hay muchos otros. Todo a su debido tiempo. En la vida un poquito de prudencia”.

Mientras el alcalde lanzaba directas, Aguirre tampoco cedía cuotas de poder y repitió candidatura a la presidencia regional del partido. Unos meses más tarde, la presidenta dio un paso decisivo por evitar el ascenso en el escalafón de Gallardón y amenazó al líder del PP con dimitir si lo incluía en las listas al Congreso.

La amenaza obligaba al candidato popular a la presidencia del Gobierno a decantarse por uno de los dos o a dejar a ambos sin premio, aunque esto último significara la mayor derrota en la carrera de Gallardón.

En aquella ocasión, la puesta en escena fue casi más humillante que la propia decisión porque Rajoy comunicó la noticia al regidor madrileño en presencia de quien había movido los hilos para frustrar su deseo. Fue durante una reunión de 45 minutos que alcanzó niveles de gran tensión y que contó además con la presencia de uno de los más fervientes integrantes del núcleo duro, el entonces secretario general del PP, Ángel Acebes.

Según la reconstrucción de la escena, Gallardón llegó confiado al encuentro en Génova, hasta el punto de que pidió a su esposa que estuviera tranquila y le aseguró que se encontraría con ella en el intermedio de la ópera Tristán e Isolda de Wagner. La reunión, sin embargo, empezó fuerte. “Aquí hay un ofrecimiento público para ir en las listas al Congreso por Madrid –el de Gallardón- y otro privado –el de Aguirre”, dijo Rajoy.

La noticia descolocó al alcalde que se enteró en ese momento del órdago lanzado por la presidenta de la Comunidad. El cargo de diputado es compatible con la alcaldía pero la llegada de Aguirre al Congreso implicaría necesariamente su renuncia a la presidencia regional y un riesgo innecesario de perder las elecciones autonómicas.

“Es una encerrona”, respondió Gallardón que añadió, “no me podéis hacer esto”. Por el contrario Esperanza Aguirre repasó sus resultados: “He sacado los mejores de toda la historia del PP de Madrid en las últimas elecciones”. Un día más tarde el alcalde pronunció ante la prensa: “He hecho siempre lo que el partido me ha solicitado y yo había solicitado al partido figurar en las listas al Congreso de los Diputados que es una ilusión que arrastraba desde hacía muchos años”. Continuó: “No ha podido ser. En política a veces se gana y a veces se pierde y quien les habla, evidentemente, ha sido derrotado en esa aspiración”.

Alberto Ruiz-Gallardón demostró su enfado ante la dirección nacional del partido con una pataleta y afirmó que tras las elecciones de marzo dejaría la política. Sin embargo, el 14 de marzo, después de la segunda derrota de Rajoy en las elecciones, cambió de parecer y acabó presentándose de nuevo a la alcaldía de Madrid, En las elecciones municipales del pasado 22 de mayo volvió a ganar con mayoría absoluta aunque perdió 120.000 votos y tres concejales.