Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CONVENCIÓN DEL PP

Rajoy quiere “hablar” de limitar mandatos y reducir diputados

Los populares proponen que los salarios se pacten según las necesidades de cada empresa

Apuestan por una reforma profunda en la negociación colectiva

Esteban González Pons, Pío García Escudero y Cristóbal Montoro, durante la convención. Ampliar foto
Esteban González Pons, Pío García Escudero y Cristóbal Montoro, durante la convención.

“Estos días vamos a trabajar para ir concretando el programa”, dijo Mariano Rajoy al llegar a la convención nacional del PP. Pero ayer hubo de todo menos concreción. De las comisiones de trabajo no salieron propuestas nuevas, no se detallaron las ya conocidas ni se votaron documentos. Solo el presidente del PP mencionó de pasada algo que sonó nuevo: se comprometió a “hablar” de la limitación de mandatos y de una reducción en el número de diputados y senadores porque es una de las cosas que le han pedido, dijo, los internautas. El resto de la jornada fue una autocelebración de las expectativas electorales del PP, cuyos dirigentes no dejaron de felicitarse a sí mismos en cada intervención.

Montoro: “No hay que subir impuestos,hay que bajarlos selectivamente”

“Hemos recibido, solo en estos días, más de 24.000 propuestas de ciudadanos a través de la página web. He pedido que esas ideas se toquen aquí para ver si es necesario tomar decisiones”, señaló Rajoy a su llegada al Palacio de Ferias y Congresos de Málaga para inaugurar el cónclave. Enumeró algunas de esas propuestas ciudadanas: “Me hablan de voluntariado, de educación, de universidad, de los abusos que están cometiendo contra personas mayores algunas entidades financieras, de la igualdad de salarios entre hombres y mujeres, de la limitación de mandatos para los dirigentes políticos en el poder ejecutivo, de la reducción de diputados, senadores y miembros de Parlamentos autonómicos y Corporaciones municipales”. Y añadió: “De todo esto y de muchísimas cosas más, sobre todo de empleo, vamos a hablar”.

Después vinieron los discursos de bienvenida, sobre todo el del expresidente José María Aznar, con el auditorio lleno. Y, cuando los discursos terminaron, el auditorio casi se vació y empezaron las comisiones de trabajo. Ayer había dos: la de economía y empleo, central para los populares, y la de exteriores. Ana Mato, jefa de campaña de Rajoy, había comenzado su intervención diciendo que en la convención se hablaría “muy poco” del Gobierno, pero nadie dejó pasar la oportunidad —empezando por Aznar— y la comisión económica se convirtió en un ataque sin cuartel a las políticas del Gobierno.

Reforma bancaria

La presidía Cristóbal Montoro, responsable de economía del PP, que recordó algunas de las reformas que el partido se propone acometer si gana las elecciones: por ejemplo, “la del sector bancario”. “Hay que hacer un saneamiento de los activos bancarios. Sanear los balances, sacar activos que no tienen el valor de mercado que hoy tienen en sus libros. Y para eso hace falta recapitalización europea”, dijo. Otra reforma “fundamental”: la del sector público. Montoro aplaudió el pacto alcanzado con el Gobierno para introducir el principio de estabilidad presupuestaria en la Constitución, y aseguró que la Ley de Estabilidad que debe poner cifras a ese pacto recogerá la “supresión” del déficit público. En teoría, lo que va a recoger no es exactamente la supresión sino una limitación del déficit al 0,4% a partir de 2020.

Villalobos: “Algunos privilegiados tienen contratos fijos, y el resto, temporales”

Montoro siguió enumerando reformas que el PP considera imprescindibles: la de las Administraciones públicas, para “evitar superposiciones” de competencias (no se dijo cómo); y la tributaria: “No hay que subir impuestos. Hay que bajar selectivamente impuestos. ¿A quiénes? A quienes nos tienen que sacar de la crisis: las pymes, los autónomos”, explicó. El PP plantea bajar la presión fiscal sobre las empresas y modificar la forma de pago de algunos gravámenes, como el IVA, para que no tengan que pagarlo antes de haber cobrado la factura. Rajoy ha adelantado también la posibilidad de que las empresas compensen las deudas que tengan con la Administración con las que la Administración tiene con ellas.

Y llegó a la reforma laboral, que hay que acometer “sin miedo”, según Montoro. “La prioridad está en la negociación colectiva. Es muy importante que los salarios se conformen de acuerdo con la realidad de las empresas”, subrayó. Un argumento sobre el que después volvió la diputada Celia Villalobos: “Es necesaria”, dijo, “una reforma profunda de la negociación colectiva”, un “descuelgue del convenio sectorial”. “Flexibilidad no quiere decir despido. Nosotros decimos: contratos estables con formación adecuada, y una negociación colectiva que se adecue a las necesidades de la empresa. No se puede aplicar el mismo convenio en Segovia y en Madrid, o en una empresa que tenga beneficios y otra que no. Que el salario esté ligado a ese convenio no puede ser, porque hay empresas que no pueden pagar ni eso”, afirmó.

Villalobos denunció también la “dualidad en la contratación”

Villalobos denunció también la “dualidad en la contratación” que se produce en España — “Hay un grupo de privilegiados con contrato fijo y el resto, los más, temporales”—, y cargó contra el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero por “multiplicar” el recurso a la temporalidad hasta llegar a crear, dijo, “el contrato temporal indefinido”. Aseguró que ese no será el camino del PP, aunque no detalló sus propuestas para emprender el camino contrario.

José Manuel Soria, presidente del PP canario, anunció tiempos de “austeridad”, después del “gastar, gastar y gastar” de los últimos años. Y la portavoz popular de Hacienda en el Congreso, Fátima Báñez, prometió que uno de los tres ejes de la política fiscal de Rajoy si gana el 20-N (junto a la promesa de no subir impuestos y las bajadas selectivas y facilidades de todo tipo para los emprendedores) será la “lucha contra el fraude fiscal”. De nuevo, quedó por explicar cómo se haría.