Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La voz y el voto de los 300 de la calle

El PSOE abre por primera vez a simpatizantes la posibilidad de participar en un cónclave con los mismos derechos que los militantes

Cuatro de los 300 simpatizantes que han podido votar: Lourdes López Cobre, Antón Losada, Pilar Ballarín y José Antonio Díaz.
Cuatro de los 300 simpatizantes que han podido votar: Lourdes López Cobre, Antón Losada, Pilar Ballarín y José Antonio Díaz.

Eran 300, llevaban una identificación de color rojo que les denominaba "invitados" y, pese a no tener carné socialista, han tenido los mismos derechos que cualquier militante. Por primera vez, el PSOE ha dado voto (la voz ya la tenían) a tres centenares de simpatizantes del partido en la conferencia política que se ha celebrado este fin de semana. Y, aunque han sido los portavoces de la calle en la convención, no habían sido escogidos de cualquier modo: la gran mayoría han acudido al cónclave en nombre de diferentes organizaciones sociales y 30 de ellos han acudido entre especialistas de todas las universidades de España.

Pilar Ballarín, catedrática de Historia de la Comunicación de la Universidad de Granada, ha sido una de las escogidas. Invitada por la secretaria federal de Educación, Cándida Méndez, ha acudido a título personal y ha participado en la comisión de igualdad, que no solo se ha dedicado a la mujer, sino a todas las materias que se engloban en el estado de bienestar.  "Soy afín al PSOE. Yo soy socialista, pero libre", explica. "Creo que la militancia a determinada edad no es fácil, porque cada vez buscas más mantener tu propia independencia".

El PSOE se ha hecho eco de la petición del Movimiento 15-M de que hay que generar nuevos cauces"

JOSÉ ANTONIO DÍAZ, presidente de la Federación Internacional Pacifista

Por eso, también ha podido ser muy crítica con el tratamiento de la igualdad, "que aún no es perfecta", apostilla. "Cuando intervino Felipe González [el primer día del cónclave], que me apasiona, se podía ver toda la Historia del PSOE", explica. "Pero ¿dónde estaban las mujeres de su generación? ¿Dónde estaba Carmen Romero, dónde estaba Rosa Conde o Matilde Fernández? E incluso, ¿dónde estaba María Teresa Fernández de la Vega?". Ballarín considera que el PSOE, más que nadie, debe ser muy cuidadoso en este tema, porque ha sido su seña de identidad. "Hace falta paridad, pero de experiencia. Porque en las listas no es que falten mujeres, sino que faltan fulanita y menganita. Porque la renovación de las caras siempre se ha hecho a costa de las mujeres".

Precisamente porque ha podido poner sobre la mesa estas críticas considera que la posibilidad de votar en el cónclave es una iniciativa "muy saludable". Es la misma valoración que se repite entre todos los entrevistados para este reportaje. Consideran que han podido participar libremente, aunque no todos ejercieran efectivamente el voto. Solo algunas comisiones votaron las enmiendas -la de igualdad fue una de ellas-, porque en muchas se concluyó con un acuerdo de mínimos por consenso y porque, al final, el documento de resoluciones que ha recogido las propuestas de todo el fin de semana se ha aprobado por asentimiento. Ese texto servirá de embrión para el programa electoral que el PSOE aprobará el próximo sábado en el comité federal.

"El PSOE se ha hecho eco de la petición del Movimiento 15-M de que hay que generar nuevos cauces", afirma José Antonio Díaz, presidente del Movimiento Canario por la Paz y presidente de la Federación Internacional Pacifista, que integra a asociaciones pacifistas de Asturias, Andalucía, Canarias, Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura. "Hay que aplaudirlo y tratar de que esa puerta que se ha abierto, se haga más amplia". Él sostiene que ha habido mucha receptividad a lo que "los 300" podían aportar. "Nosotros no podemos decir cómo se tiene que hacer el programa electoral del PSOE, pero sí trasladar las inquietudes de la gente con la que trabajamos", explica. Por otro lado, agrega, este tipo de iniciativas sirve para que las organizaciones de la sociedad civil se queden solo en "hacer cartas a los Reyes", porque, dice, "no siempre logras que tu percepción de la realidad se transforme en proyectos concretos".

En su caso, precisa, ha habido dos cuestiones que han quedado reflejadas: en el campo de la acción social, que no se puede utilizar la crisis como excusa para recortar servicios sociales -"No se puede pretender que la crisis la paguen las personas con menos posibilidades para salir de ella"- y en el ámbito de la cooperación internacional, que no se pongan condiciones de estándares democráticos para aportar ayudas a los países de la primavera árabe si no se pusieron en su día a las dictaduras que se han derrocado.

Tanto Ballarín como Díaz coinciden en un punto, aunque no militen en el PSOE: la importancia de la política y de los políticos. "Menos mal que tenemos políticos", defiende la catedrática de la Universidad de Granada. "Es una tarea que ni cualquiera podría, ni querría y tendríamos que estarles agradecidos". Mientras, Díez señala los peligros de cuestionar la soberanía del Parlamento, como llegó a hacer el 15-M con su No nos representan: "Con todos los respetos, no: Otra cosa es que uno esté en desacuerdo con uno u otro partido, pero ellos han sido elegidos y nosotros, no".

Otra de las organizaciones que ha podido votar, a través de su presidente, Manuel Martín, es la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Esta organización mantiene desde hace tiempo relaciones con el PSOE, al igual que con otras formaciones de corte progresista. "Consideramos que hasta ahora el PSOE ha sido una buena garantía del sistema público", explica Martín. "Que, con todos sus problemas, ha acreditado ser uno de los mejores del mundo, porque garantiza la equidad". Por eso, esta federación se ha sentido animada por las propuestas de Rubalcaba de evitar los recortes. "El sistema es sostenible económicamente, pero es un alarma que ha desatado el PP para favorecer la privatización", explica. "No hay más que ver lo que ha hecho en las comunidades donde gobierna, como en Madrid, donde en los servicios privatizados han entrado sectores muy peligrosos, como son las mulitinacionales". 

Menos mal que tenemos políticos. Es una tarea que ni cualquiera podría, ni querría y tendríamos que estarles agradecidos"

PILAR BALLARÍN, catedrática de Historia de la Comunicación de la Universidad de Granada

Lourdes López Cobre, catedrática de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Universidad de Cantabria, es otra de las 30 personas elegidas por su condición de especialista en una materia. "No pertenezco al PSOE y estoy disponible para cualquier organización; de hecho, he hecho este tipo de trabajos para los sindicatos", explica. "El ámbito universitario es un espacio libre de creación, que tiene que estar al servicio de la sociedad, y debemos contribuir con críticas y con aportaciones". 

Por eso, valora el esfuerzo que ha hecho el PSOE de "atraer ideas que no fueran del partido". En su caso, explica, ha sido muy crítica con la reforma laboral, pero ha defendido la reforma de la Seguridad Social. "Ha sido un buen instrumento de debate, con una discusión plural, heterogénea y con voces que no eran solo socialistas".                                                                                       

"Ya estaban tardando los partidos", afirma también Antón Losada, que ha sido invitado por su condición de profesor de Ciencia Política, y especialista en políticas públicas, aunque es más conocido por su actividad de contertulio en televisiones y radios. "Si mañana me invita el PP, estaré aportando mi conocimiento y experiencia de la política pública", asegura. En su opinión, la participación de la sociedad civil en los programas electorales debería ser generalizada en todas las formaciones políticas. Y aconseja: "Les permitiría ampliar el ámbito de penetración y recibir una información que de otra forma nunca les llegaría".

El objetivo, explicaban en la organización, era huir de la endogamia que les caracterizaba. "Era absurdo dar voz a los simpatizantes, pero que no pudieran decidir", explica un portavoz del PSOE.