Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma de la Constitución

CiU no votará en contra pese a considerar el pacto la "ruptura del proceso constituyente"

El voto de los nacionalistas se moverá entre el sí y la abstención, dependiendo de la aceptación que tengan las dos enmiendas que presentarán

Convergència i Unió (CiU) mantiene su doble juego con el Gobierno, ahora también sobre la propuesta de reforma de la Constitución. A pesar de las críticas que lanzaron ayer en contra de esta modificación, los nacionalistas no votarán en contra.

El portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados, Josep Antoni Duran Lleida, se mostró ayer molesto porque PP y PSOE hayan pactado la reforma de la Constitución sin contar con ellos. Duran aseguró que “excluir” a CiU de la negociación constituye una “agresión” a la federación nacionalista. Para Duran, el acuerdo entre socialistas y populares se ha hecho con “nocturnidad” y supone una “ruptura del proceso constituyente”, ya que, según ha recordado el portavoz, CiU participó en la redacción de la ley fundamental y la votó, “no como otros partidos nacionalistas”, remachó.

Duran no solo criticó las formas en que se ha pactado la reforma, sino también el fondo y la nueva redacción del artículo 135, que se modificará para establecer un techo máximo al déficit público. El portavoz de CiU aseguró que la reforma supone “un ataque al autogobierno” de Cataluña, ya que no permite a las comunidades autónomas decidir sobre su nivel de endeudamiento.

A pesar de las críticas, Duran descartó votar en contra de la reforma este viernes en el Congreso, por una cuestión de responsabilidad institucional. “Pensamos en la situación económica de Cataluña y en qué mensaje damos a los mercados” internacionales. Así, el voto de los nacionalistas se moverá entre el sí y la abstención, dependiendo de la aceptación que tengan las dos enmiendas que presentarán. CiU propone que el techo del déficit lo fije cada comunidad autónoma —y en el caso de Cataluña, el Parlamento catalán— y que el déficit máximo fiscal entre el Estado y las comunidades se marque en el 4%.

Duran volvió a expresar ayer su apoyo a la celebración de un referéndum sobre la reforma, aunque la consulta queda prácticamente descartada después de la oposición de los socialistas catalanes.