Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destacados socialistas piden autocrítica y un giro a la izquierda

El grupo incluye dos secretarios de Estado y propone una reforma fiscal

Un grupo de 25 destacados socialistas, procedentes de Nueva Izquierda, ha hecho llegar a la dirección del PSOE un documento con propuestas concretas en el que piden autocrítica y una reforma fiscal profunda.

El escrito fue entregado la semana pasada a Cristina Narbona, miembro del equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba, con la pretensión de que sirva para la Conferencia Política que se celebrará a finales de septiembre o principios de octubre. Entre los firmantes se encuentran el secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, y de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, esta última integrante del equipo de Rubalcaba hasta hace pocos días en el Ministerio del Interior.

El documento parte de la idea de que “la austeridad fiscal ha exigido, y exige, un gran esfuerzo a la sociedad española, no siempre comprendido, porque los esfuerzos para combatir la crisis no se han compartido equilibradamente, y hay que reconocerlo así. Las medidas de ajuste han recaído sobre pensionistas y funcionarios, pero no ha habido medidas fiscales que afectaran en la misma proporción a las mayores rentas de capital o de sociedades”.

En su opinión, es necesario un “reencuentro” con el electorado de izquierdas, “se ha alimentado la movilización del 15-M” y “la economía necesita ser alimentada para una recuperación sostenida y sostenible”.

Por eso proponen una “reforma fiscal progresiva en profundidad” que incluya la “recuperación del impuesto sobre la riqueza patrimonial”, recuperación en las comunidades del “impuesto de sucesiones para familiares a partir del segundo grado”, “creación de una tasa por la emisión de CO2”, “deducción en el IRPF de una parte de los gastos en servicios profesionales autónomos y otros servicios”, “suprimir o reestructurar deducciones del Impuesto de Sociedades”, “creación de un impuesto sobre el tamaño de las entidades bancarias” y una “tasa sobre las transacciones financieras”.

Incluyen también medidas de transparencia y regeneración democrática, como la limitación de tres mandatos para todos los cargos públicos, reforma electoral con listas abiertas, impulso en las Administraciones locales de Presupuestos participativos, presencia de representantes de los consumidores en consejos de administración de grandes empresas, una agencia de defensa del consumidor de productos financieros y control de los planes urbanísticos.

También piden un acercamiento del partido a los sindicatos.