Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos, único aspirante a formar Gobierno en Asturias

El exministro del PP tiene asegurada su elección, aunque con solo los 16 votos de su grupo

Francisco Álvarez-Cascos presidirá Asturias. Ningún otro líder político se ha postulado como candidato a la presidencia del Principado, por lo que el exministro del PP y hoy presidente de Foro Asturias Ciudadanos (FAC) ya es único aspirante a formar Gobierno.

El debate de investidura arranca este martes pero lo previsible es que el exsecretario general del PP, que sólo cuenta con 16 de los 45 diputados de la cámara, no obtenga el apoyo de ningún otro grupo, por lo que, sin mayoría absoluta, deberá esperar hasta la siguiente votación, el viernes, para ser elegido con mayoría simple.

El Estatuto de Autonomía de Asturias no permite votar en contra de los candidatos a formar Gobierno. Por ello, una vez que PSOE, PP e IU no presentaron candidato en el plazo que venció al mediodía de este lunes, Cascos tiene asegurada su elección, aunque con sólo 16 votos. PSOE (15), PP (10) e IU (4) han dicho que no lo apoyarán y que optarán por la abstención. Los socialistas, que han gobernado Asturias durante 24 de los 28 años de autonomía, dejarán el Ejecutivo tras 12 años consecutivos en el poder.

FAC, la segunda fuerza política en Asturias el pasado 22-M (obtuvo menos votos que el PSOE, aunque aventajó a los socialistas en un escaño), encara cuatro años de gestión complicada. Los casquistas gobernarán en minoría y además en solitario, y sin el respaldo de ningún otro grupo.

Foro ha dicho que está capacitado y preparado para dirigir la región en esas circunstancias de debilidad parlamentaria, pero nadie descarta que, a la vuelta de algunos meses, pueda precipitar una convocatoria de elecciones anticipadas para intentar desbloquear la situación política si finalmente no logra la anuencia de ningún otro grupo para sacar adelante sus proyectos.

Foro admitió una alta coincidencia programática con el PP (el partido del que procede su líder y buena parte de sus dirigentes) pero ambas formaciones no fueron capaces de ponerse de acuerdo para dar una mayoría amplia al próximo Gobierno asturiano. Foro propuso al PP un pacto de legislatura, pero los populares exigieron entrar en el Ejecutivo para darle respaldo parlamentario. Y además reclamaron reciprocidad: Cascos debía asegurar el sostenimiento del alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, reelegido en mayo pero, por vez primera en 16 años, sin mayoría absoluta. Foro, enfrentado de forma frontal a De Lorenzo por haber vetado a Cascos como candidato del PP en Asturias, desestimó la oferta.

El desgaste de De Lorenzo es un objetivo de primer orden para Foro, por enfrentamiento personal pero también como finalidad política, dado que De Lorenzo es el principal valladar con el que se ha encontrado Cascos en su intento de quedarse con todo el espacio de derechas en Asturias.

Pese al gravísimo enfrentamiento intestino protagonizado por la derecha asturiana en 1998-1999 y de nuevo en el último año y medio, el electorado decidió confiar la única fórmula de gobierno sólido a la suma de PP y Foro, con lo que la estabilidad del Principado depende ahora de dos facciones enfrentadas de forma virulenta y reiterada desde hace trece años.