Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP balear deja sin voz ni grupo a la izquierda de Formentera

Los dos diputados afectados figurarán como no adscritos en el grupo socialista

Rodillo del PP en la mesa del Parlamento de Baleares. La izquierda de la isla de Formentera (única en el archipiélago ajena a la mayoría hegemónica del PP) no tendrá voz ni peso institucional en la cámara. El partido del presidente José Ramón Bauzá, que tiene 35 de los 59 diputados frente a los 19 en el grupo del PSOE y otros 5 del PSM-IV-E, aplicó ayer su dominio en mesa de la Asamblea y rechazó la formación del previsto grupo mixto de la minoría de de Formentera y una independentista catalanista de Ibiza.

El grupo lo promovían el presidente del Consell de Formentera, Jaume Ferrer, -"de izquierdas e insularista" se dice-, diputado de Gent per Formentera PSOE y Esperança Marí de la coalición PSOE-Pacte per Eivissa y que es de Esquerra Republicana y de Formentera. Los debates baleares en el Parlamento quedarán limitados a solo tres voces, tres grupos. Los dos diputados afectados deberán funcionar como no adscritos en el seno del grupo socialista y reclamar cesión de minutaje en los turnos.

El PP está incómodo por la 'excepción' roja de Formentera donde fue derrotado y perdió su diputado. Para el frenazo al grupo mixto se basó en el reglamento que fija a los diputados un plazo de diez días tras la constitución del Parlamento y reclamó un informe jurídico para rechazar la articulación de la minoría. El PSOE estaba de acuerdo y estaba prevista la cesión de dos despachos, un asesor, presupuesto propio, más voz en las comisiones y presencia fija en la junta de portavoces a los dos diputados de Formentera integrados en su grupo al formarse el Parlamento.

En la pasada legislatura el diputado de Formentera de la coalición del PP con la Agrupación Independiente sí logró este estatus singular, por decisión unánime del centro izquierda mayoritario y de los conservadores. Un integrante del PP histórico de Ibiza, Pere Palau, gestionó el aislamiento de los progresistas de Formentera, según fuentes de la mesa.