Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial tumba un intento para cambiar el sistema de elección del Consejo

El grupo de vocales liderado por Margarita Robles reclamaba más autonomía presupuestaria para el Consejo y aspiraba a restar atribuciones al Gobierno en materia de Justicia

Margarita Robles, en una imagen de 2009. Ampliar foto
Margarita Robles, en una imagen de 2009.

Nueva bronca en el Consejo del Poder Judicial. La propuesta de un grupo de vocales liderados por Margarita Robles para que el pleno del Consejo del Poder Judicial validara una suerte de documento político amasado por ella y cuya pretensión es, entre otras de gran calado, cambiar el sistema de elección de los vocales del Consejo quedó ayer en agua de borrajas. Robles y varios vocales de su cuerda exhibieron ayer a sus colegas, en reuniones informales, un documento que reclama más autonomía presupuestaria para el Consejo y que aspiraba a restar atribuciones al Gobierno en materia de justicia.

La gran mayoría de los vocales, los del sector conservador e incluso algunos del propio y teórico grupo de Robles, el progresista, le dijeron que guardara su documento político en el cajón, puesto que propugna un cambio de estructuras que requiere “una mayor reflexión y debate” antes de ser elevado al máximo órgano de decisión del Consejo. El documento lo analizaron vocales del Consejo de ambas sensibilidades en reuniones informales. Los vocales que pretendían que el próximo pleno, previsto para el jueves, diera luz verde al documento fueron, además de Robles, su otrora mayor enemigo en el Consejo y ahora aliado José Manuel Gómez Benítez (quien llegó a atribuir a Robles amaños en los nombramientos de altos cargos); Félix Azón e Inmaculada Montalbán, todos ellos del sector progresista. Pero hubo otro vocales del mismo grupo, como Miguel Carmona, Manuel Torres Vela y Carles Cruz, que coincidieron con los del sector conservador en que un documento de esa trascendencia debía pasar por una mayor reflexión.

La mayoría de los vocales creen que el cambio de estructuras requiere más “reflexión y debate” antes de ser elevado al máximo órgano de decisión

Según fuentes del Consejo, Robles y afines quieren que siga siendo el Parlamento el que elija a los vocales, cuyo número, opinan, debe reducirse de los 21 actuales a seis y que en la elección de los mismos se reserve una cuota a la carrera judicial, en aras de su despolitización. Ella fue nombrada vocal a propuesta del PSOE, el mismo partido que, a través de anteriores Consejos, la aupó hasta la Sala Tercera del Tribunal Supremo. También quieren Robles y vocales afines que el Poder Judicial tenga mayor autonomía presupuestaria, por ejemplo a la hora de designar los refuerzos de juzgados, en detrimento del Ministerio de Justicia, con el que Robles y Gómez Benítez están a palos desde hace varias semanas. Sobre todo desde que el Gobierno, in extremis, decidió retirar una serie de enmiendas legales que regulaban, nada más y nada menos, que el secreto del sumario y que, además, implicaban suprimir recursos y garantías ciudadanas ahora en vigor, así como limitar el acceso de los pleitos de los menos pudientes a la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo y cobrar una tasa para litigar en determinadas jurisdicciones. Meses estuvo Gómez Benítez tratando de disuadir al PSOE de la conveniencia de efectuar estos cambios legales. El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, tuvo una bronca con él y se quejó de que desde el Poder Judicial trataran de usurpar el papel del legislador, que no le corresponde. De momento, todo ha quedado en nada. Y el pleno del jueves no analizará el citado documento político, que Robles venía pregonando desde hace semanas en los medios de comunicación.