Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Subdelegado, portavoz del PSOE… y funcionario degradado

El Ayuntamiento de Zamora niega a un exconcejal socialista su anterior plaza de funcionario

El edil de Personal afirma que sus derechos están protegidos porque cobrará en su nivel

Carlos Hernández, de 50 años, era hasta el pasado 11 de junio el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Zamora. Pero no fue cabeza de cartel de su partido y solicitó la vuelta a su puesto de funcionario, como jefe del servicio jurídico-administrativo del departamento de Urbanismo. Había salido en 2004 con una categoría 26 y al regresar le han asignado una plaza de inferior grado, el 24. Ahora está preparando el recurso contra la decisión por la vía contencioso-administrativa. El concejal de Personal, Jesús Alonso, del PP, asegura que sus derechos están garantizados porque, pese a que ocupa una categoría inferior, se le respetará el sueldo que le correspondería como funcionario de nivel 26.

La salida de Hernández del Ayuntamiento se produjo en 2004, cuando fue nombrado subdelegado del Gobierno en Zamora. Solicitó una excendencia de su puesto como jefe del departamento jurídico de la oficina de Urbanismo y se marchó a su nueva ocupación. Eso suponía su cese en el Ayuntamiento, y quedar en una situación de servicios especiales. En abril de 2007, solicita el reingreso en el Consistorio, y llega a tomar posesión de su puesto, pero el 15 de junio de ese mismo año, es nombrado concejal del Ayuntamiento y vuelve a pedir el pase a la situación de servicios especiales. En la legislatura pasada ha ejercido de portavoz del grupo socialista.

Hasta que, al no concurrir a las elecciones del pasado 22 de mayo, solicitó volver a su plaza de funcionario el pasado 11 de junio, cuando se constituyó el Ayuntamiento.

Hernández tiene su plaza en propiedad de la escala de Administración general, subescala técnica superior, subgrupo A1, desde el 7 de enero de 1991, como admite el propio Ayuntamiento de Zamora, que le reconoce un nivel 26, el último que tenía cuando se marchó. “Aunque, tras mi paso por la subdelegación, podría aspirar a un nivel 28 o 30”, explica el exportavoz socialista.

Ahora se ha encontrado con la reducción de categoría, mientras su antiguo puesto está sin asignar definitivamente. Así lo hace contar en su informe el interventor general del Ayuntamiento, Francisco Javier López Parada: “El puesto de trabajo que desempeñaba antes de su paso a la situación de servicios especiales (…) se encuentra vacante y que, conforme al artículo 7.1.) del Reglamento de Situaciones Administrativas, sería precisamente este el puesto de trabajo en el que debería ingresar”.

Sin embargo, la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, del PP, ha tomado la decisión de rebajar la categoría de Hernández a la vista de un informe del secretario del Ayuntamiento, que dictamina todo lo contrario. “Es causa y también consecuencia de la doctrina jurídica que considera que los derechos de los funcionarios públicos en sentido estricto no son plenos como sucede en el derecho laboral”, defiende en el informe.

La cuestión es que el puesto al que debería regresar Hernández está pendiente de una resolución jurídica, porque hay un contencioso pendiente entre la funcionaria en comisión de servicios que lo ocupaba y el Ayuntamiento sobre la provisión temporal del puesto. Sin embargo, esa duda finalizaría en cuanto se decidiera quién ocupa definitivamente el puesto de trabajo. Y en ese caso, Hernández tiene preferencia, como anterior titular.

El concejal de Personal, Jesús Alonso, recuerda que hay un proceso judicial sobre la plaza que solicita Hernández, pero se niega a admitir que en estos momentos no esté oficialmente asignada. “La palabra no sería vacante”, afirma. “No existe un término jurídico para definirlo”. Y recuerda que está pendiente de la resolución judicial: “No se le puede reintegrar en ese puesto”, concluye.

Además, asegura que el equipo de Gobierno, que acaba de tomar posesión, tiene previsto reorganizar los departamentos. “Posiblemente en esa reorganización ese puesto ya no existiría”, concluye.

El edil asegura que el exportavoz socialista no va a perder ningún derecho, porque se le mantendrá el mismo sueldo que le corresponde a la categoría 26. Y afirma que es una situación “provisional”, que se solucionará en un “corto-medio plazo”. A lo que agrega: “Acabamos de aterrizar, poco le puedo adelantar. No soy adivino”. Mientras, a Hernándezno le queda más vía que recurrir a los tribunales.