EB camina hacia la escisión mientras la tensión se dispara por sus votos en Álava

Su papel decisivo en la Diputación se solapa con la pugna por el censo de militantes

Mikel Arana (izquierda) y Javier Madrazo en la sede de EB de Bilbao eb 2009.
Mikel Arana (izquierda) y Javier Madrazo en la sede de EB de Bilbao eb 2009. SANTOS CIRILO

Aunque en sus declaraciones públicas los dirigentes de EB eluden hablar de la magnitud de las tensiones internas, la realidad es que los dos sectores mantienen diferencias irreconciliables en su batalla por el control del censo de militantes. El partido parece abocado a la escisión si nadie cede en sus posturas. El grupo liderado por el excoordinador general, Javier Madrazo y el capitaneado por su sucesor, Mikel Arana, tienen sendos órganos de dirección y en breve cada uno tendrá su propio listado de afiliados con derecho a voto en una eventual asamblea general.

Portavoces autorizados de ambos sectores confirmaron ayer que las iniciativas lanzadas siguen su curso: los aranistas han puesto en marcha un proceso de reafiliación que dejaría el control del censo en manos de un organismo externo vinculado a la dirección de IU en Madrid. Los afines a Madrazo, por su parte, han creado un comité para organizar una asamblea extraordinaria y alegan que EB es una organización soberana para negarse a perder el control del fichero de los militantes.

Los grupos tienen sendos órganos de dirección y en breve cada uno tendrá su propio listado de afiliados

En paralelo, las tensiones se han recrudecido a raíz de las negociaciones del sentido del voto de sus dos junteras en Álava, imprescindibles para que el candidato del PNV, Xabier Agirre, sea reelegido diputado general frente al aspirante más votado, Javier de Andrés (PP). Las diferencias parecen estar sobre todo en el modelo de organización y en la imagen transmitida a la opinión pública. El sector de Arana, que incluye a los comunistas del EPK y el sector crítico EPA, es contrario a la estrategia de la era Madrazo de crecer en número de asesores y liberados para ganar capacidad de movilización: quieren que las únicas contrapartidas que se consigan por apoyar al PNV en Álava sean programáticas.

La decisión de Arana de criticar en público la actuación de las dos junteras de EB, Nerea Gálvez y Mertxe Etzezarreta, que constituyeron grupo propio al tomar prestado un juntero del PSE, se entiende mejor a la luz de la batalla por el censo, como si fuera un intento de convencer a los afiliados indecisos de pasarse a su sector. Después de que Arana censurase la actuación de sus compañeras de partido, varios miembros de la comisión territorial permanente afines a su línea ahondaron en las críticas el domingo. “El espectáculo de cambio de cromos debe ser desterrado de nuestra organización para no volver a caer en errores de nuestra historia reciente”, afirmaron. Madrazo ha delegado las negociaciones en Álava en Kontxi Bilbao, aunque el ex coordinador general estuvo ayer en Vitoria y se dejó ver cerca de la sede del partido poco antes de una reunión de la comisión que se anunciaba tensa. El sector de Madrazo tiene mayoría absoluta en el máximo órgano entre asambleas ten Álava.

El espectáculo de cambio de cromos debe ser desterrado de nuestra organización
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Mientras tanto, Agirre compareció ayer en un acto en el que tuvo que aludir al precedente de Extremadura, donde la presión de las bases de IU en la comunidad autónoma tras décadas de gobierno socialista ha forzado que la dirección regional decida abrir paso al PP en el Gobierno autonómico. El diputado general en funciones destacó que “se sigue hablando entre partidos” y deseó que lo ocurrido en Extremadura “no se repita aquí”.

Aunque a primera vista los casos extremeños y alavés pueden dar lugar a algún paralelismo y nadie en el partido puede descartar nada hasta el final —Madrazo y su equipo llevan con absoluto hermetismo las negociaciones—, los dirigentes de EB consultados ven poco probable que las sus junteras permitan la constitución de un Gobierno foral encabezado por el PP.

La fecha del pleno de investidura se dará a conocer el jueves, durante el pleno de incompatibilidades. La decisión depende del presidente del legislativo foral, Juan Antonio Zárate (PP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS