El PP dice que "España no aguanta" pero elude una moción de censura

Cospedal promete "austeridad" para crear empleo pero no aclara los recortes El PP apoyará a Cascos y no quiere admitir en público que fue un error no nombrarle

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.EFE

El PP está convencido de que la situación de Zapatero es insostenible. Cree que el batacazo del PSOE es de tal calibre que el mensaje es nítido: España quiere cambio. Pero en las primeras horas tras su apabullante victoria, el marianismo se ha instalado en la prudencia y el perfil bajo que ha marcado toda la campaña de Rajoy. Ni siquiera Dolores de Cospedal, que suele utilizar tonos más duros que su líder para satisfacer a otro tipo de electorado, ha querido hoy hablar tan claro como Esperanza Aguirre anoche y reclamar elecciones anticipadas.

Cospedal, eufórica tras su arrollador éxito en Castilla-La Mancha, trabajado durante largos años de oposición y a fuerza de kilómetros por cada uno de los pueblos y entrevistas y ruedas de prensa por doquier hasta lograr un nivel de conocimiento que no tenía, ha puesto toda la responsabilidad en el Gobierno. "Zapatero y todo el PSOE tienen que hacer una reflexión. España no puede aguantar así un año más".

Más información
Así te contamos la jornada electoral minuto a minuto
Consulta los resultados de todos los escrutinios
El tsunami del 22-M ahoga al PSOE
Los socialistas pierden su poder autonómico

El PP, sin embargo, ni siquiera se plantea echar mano del único mecanismo que tienen a su alcance, la moción de censura. Ni lo han hablado nunca con otros partidos ni está encima de la mesa de Rajoy. La estrategia, de momento, es aguantar y gobernar, o hacer la oposición, desde las autonomías. El PP controlará ahora casi todo el gasto social de España. Cospedal no ha querido aclarar qué pasará ahora con ese gasto o si aflorará el déficit oculto del que ha hablado el PP. Cuando se le ha pedido un mensaje para los indignados, que entre otras cosas reclaman que la crisis no la paguen los más débiles y que se mire antes a los bancos que al gasto social, Cospedal ha contestado: "Tenemos un compromiso muy claro. Hemos prometido Gobiernos austeros, que respeten y garanticen el gasto en los servicios públicos. Creemos que la política social es crear empleo. Una gran parte del descontento viene porque esos jóvenes no tienen trabajo. El PP va a trabajar en la creación de empleo".

¿Autocrítica? Uno siempre puede hacer autocrítica, pero hemos ganado las elecciones municipales por 10 puntos, hemos doblado el mejor resultado de la historia del PP

La dirigente popular ha analizado el éxito rotundo con dos peros: Asturias y Navarra, donde dos rupturas les han llevado a malos resultados. Del primero, aunque sin un compromiso expreso, ha venido a garantizar que el PP asturiano apoyará a Cascos. "Apoyaremos gobiernos estables". Cospedal no ha querido admitir ningún tipo de autocrítica por no haber elegido al exministro popular como candidato. El remedio ha sido peor que la enfermedad. Rajoy y Cospedal dejaron fuera a Cascos para evitar una crisis interna del PP asturiano. Ahora tendrán que hacerle presidente y puede que hayan condenado al PP asturiano a una debilidad mucho mayor y tal vez duradera. "¿Autocrítica? Uno siempre puede hacer autocrítica, pero hemos ganado las elecciones municipales por 10 puntos, hemos doblado el mejor resultado de la historia del PP", ha contestado Cospedal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La secretaria general había anunciado antes de las elecciones que ella quería seguir en ese puesto y compatibilizarlo con la presidencia de Castilla-La Mancha. Hoy ha sido mucho menos clara y ha dejado toda la responsabilidad en Rajoy. Mucha gente dentro del PP cree que esto es incompatible y habría que hacer un congreso para relevarla. Pero todo está en manos de Rajoy, y con este resultado, el líder tiene más poder que nunca para hacer lo que quiera.

Sobre Bildu, Cospedal tampoco ha querido cargar las tintas. De momento ha dicho que es una "mala noticia" y ha avisado al PSOE de que el PP estará muy vigilante por si los socialistas pactaran con Bildu para que el PP no se haga con la diputación de Álava o el Ayuntamiento de Vitoria. Pero nada parece indicar que el pacto PP-PSE esté en riesgo. Nada ha cambiado aparentemente en la estrategia de Rajoy después del tsunami del 22-M. Aparentemente, y al margen de lo que diga esta tarde Rajoy -de nuevo, al menos eso es lo previsto, en una comparecencia ante sus dirigentes y sin admitir preguntas-, la idea sigue siendo la misma: mantener la presión y esperar a que el PSOE caiga por su propio peso, hundido por unos pésimos resultados, una probable crisis interna y una situación económica que no tiene visos de mejora inmediata.

Cospedal también ha destacado la victoria en la Comunidad Valenciana a pesar del caso Gurtel. "La victoria en Valencia significa que los valencianos han creído que el mejor gobierno para Valencia era el del PP, de manera aplastante, y que la situación del presidente por un tema puntual y concreto que algunos trataron de desmadrar era eso, puntual". 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS