Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El convergente Xavier Trias gana la alcaldía de Barcelona

CiU vence por primera vez en 32 años en la capital catalana

Los socialistas no podrán reeditar el bipartito de izquierdas pese a la subida de ICV

Xavier Trias, Jordi Pujol y Artur Mas.
Xavier Trias, Jordi Pujol y Artur Mas. EFE

Barcelona ha pasado página y tras 32 años de haber sido gobernada por la izquierda ha decidido mirar a la derecha. Con el 100% de los votos escrutados, CiU se ha confirmado como ganadora de las elecciones municipales en la capital catalana. El nacionalista Xavier Trias será el próximo alcalde de Barcelona y la federación nacionalista disfrutará por primera vez de un privilegio hasta ahora reservado a los socialistas: gobernar a los dos lados de la plaza de Sant Jaume donde están ubicadas las sedes de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona. Los militantes convergentes, congregados en el hotel Majestic, están celebrando con euforia un cambio histórico y una victoria que se les ha resistido durante tres décadas.

"Es un sueño hecho realidad. La hemos hecha muy gorda", ha dicho visiblemente emocionado Trias que con su victoria desplaza del poder al bipartito de izquierdas formado por socialistas y ecosocialistas.  El candidato nacionalista, que se presentaba por tercera vez a las elecciones, será el próximo alcalde con 15 concejales. Pero queda lejos de la mayoría absoluta, situada en 21. Inmerso en una profunda crisis, el Partit dels Socialistes (PSC) solo ha logrado 11 ediles frente a los 14 que tenía hasta ahora. "Ya he llamado a Trias para felicitarle", ha dicho un cariacontecido Hereu. "Le deseo suerte y nosotros tendremos que hacer una reflexión".

Junto a Trias, el popular Alberto Fernández Díaz es otro de los triunfadores de la noche

Impulsada por la inercia de su victoria en las elecciones autonómicas del 28 de noviembre, los nacionalistas han desbancado a los socialistas y burlado el peaje de los severos recortes en sanidad y educación programados por el Gobierno catalán. Eufórico, Artur Mas, presidente de la Generalitat, ha celebrado la victoria de Trias y ha vaticinado que por primera vez podrán sumar la "fuerza" de Cataluña a la de la capital catalana. "La gente ha votado con sentido común y ser prisionera de la demagogia y la hipocresia", ha afirmado Mas en un claro mensaje a los antiguos socios del tripartito.

Trias será alcalde y para gobernar necesitará el apoyo de un Partido Popular en alza en toda Cataluña. Junto a Trias, el popular Alberto Fernández Díaz es otro de los triunfadores de la noche: el PP ha cumplido su sueño de influir en la gobernabilidad de la Casa Gran (Casa Grande, en catalán, tal y como se le conoce popularmente al Consistorio). Los populares pasarán de siete a ocho ediles.

Iniciativa per catalunya (ICV-EUiA) ha recogido gran parte del descontento popular contra los recortes sociales y la crisis y gana un concejal (pasa de cuatro a cinco) y se mantiene en la misma línea de las elecciones autonómicas cuando fue el socio del tripartito de izquierdas menos castigado por el electorado. Igual que sucedió en el 28-N, Esquerra Republicana (ERC) se hunde y pierde la mitad de sus ediles al pasar de cuatro a dos. La nueva marca Unitat per Barcelona, que pretendía aunar a todos los sectores independentistas, no ha convencido al electorado y solo han logrado su plaza de concejal Jordi Portabella y el expresidente del Barça, Joan Laporta, en la que se adivina una dificil cohabitación.

Más información