COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Paul B.

Nadie como Preciado tuvo esa lucidez para ver en lo oscuro y, a la vez, parece alguien de una contención tan civilizada que imagino difícil de sobrellevar

El filósofo Paul B. Preciado.
El filósofo Paul B. Preciado.Daniel González

No es un filósofo: es una fuerza capaz de producir tormentas. Hay en él desdén amable, ferocidad y delicadeza. Su texto Aprendiendo del virus, de marzo de 2020, exponía el esqueleto de acero de la covid-19 y hablaba, ya entonces, sobre la hipertecnologización y el control: “Nuestras máquinas portátiles de telecomunicación son nuestros nuevos carceleros”. Nadie tuvo esa lucidez para ver en lo oscuro. Es un exterminador con una prosa de alta velocidad lanzada contra todo lo que habíamos pensado (creyéndonos tan listos). Y, a la vez, parece alguien de una contención tan civilizada que imagino difícil de sobrellevar (como si fuera un incendio dentro de una caja). Su último libro, Yo soy el monstruo que os habla, reproduce la conferencia que dio en 2019 ante 3.500 psicoanalistas en L’École de la cause freudienne, de París. Es de una inteligencia escandalosa. Allí Paul B. Preciado, español y sujeto trans, habla de cómo la medicina y “la ley del binarismo de género representan el proceso de transexualidad como un camino angosto y peligroso (…) que solo es posible hacer en condiciones extremas (…). Yo diría que ese camino es más fácil y gozoso que la mayoría de las experiencias que el discurso dominante les propone a ustedes, señores y señoras de la Academia, como obligatorias y deseables (…): más fácil que ir al colegio todos los días a la misma hora durante largos años (…), más fácil que el matrimonio monógamo y fiel (…), que conseguir un trabajo de duración indeterminada satisfactorio (…), que envejecer y ser encerrado en una residencia”. No estoy a salvo de ese párrafo. Hay unos versos de Diane di Prima: “Olvidate de negociar (…) estás peleando/ una guerra, peleá para ganar, no esperes a que (…) acepten tus condiciones, vos agarrá lo que necesites, es gratis/ porque es tuyo”. Eso: es tuyo. Que sea gratis va a costar un poco más.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS