Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El trumpismo más allá de Trump

El personaje, ahora vencido por sus obstinados despropósitos y la resiliencia de las instituciones democráticas, dejará en breve las luces de la escena; pero la desestabilización encarnada y trabada por él sobrevivirá

Varios seguidores de Trump durante una manifestación el 6 de enero en Michigan.
Varios seguidores de Trump durante una manifestación el 6 de enero en Michigan.Paul Sancya (AP)

Asombra, en el caso de la intrusión de Donald Trump en el escenario político, la extrema dificultad de definir su concepto. Todo se ha dicho sobre él, sin llegar a abrazar la polisemia del personaje. Sociópata, narcisista, reaccionario cínico, mentiroso compulsivo, provocador nato, manipulador criminal, partidario de la injusticia a escala mundial, fascista a lo Mussolini, y mil otras definiciones improbables y ciertas a la vez. Encarna la “tormenta perfecta”, eso sí, para un sistema democrático que es capaz de albergar en su seno figuras autoritarias que personifican el mal común. Salvo para los 74 millones de ciudadanos que apostaron por su visión del mundo, o para la gran mayoría del Partido Republicano que lo ha respaldado, e incluso, probablemente, para otros millones de personas que, fuera de EE UU, perciben a un magnate como héroe de la lucha de los pueblos contra las élites, una figura emblemática de la confrontación entre las víctimas de la dominación del capital y los que los dominan por doquier. Una perversión de la verdad filtrada por redes sociales y llevada al paroxismo.

Quizás el mejor acercamiento al fenómeno Trump, y a su legado en el vocabulario político, no se halle en la persona concreta, sino en una corriente, un hilo transversal anejo a todo sistema político, en especial, al imperfecto sistema democrático: una tendencia neurótica-fascista siempre latente en las democracias, que puede brotar en condiciones propicias o mantenerse escondida colectivamente en situaciones de respiración normal del vínculo social. Una corriente que se pone de relieve, por ejemplo, más allá de la proliferación de los partidos de extrema derecha, en nostálgicos militares protogolpistas, en el comportamiento arbitrario de algunas fuerzas policiales, en el aliento del odio ácido contra el otro dentro de la sociedad civil, etc. Factores e idearios que hacen, a su vez, posible ver emerger una figura trumpista dentro del espectro político. “Vamos al Capitolio y estaré con vosotros”, proclamó airado el todavía presidente a viva voz el día 6, dirigiéndose a partidarios fanatizados para impedir el reconocimiento del vencedor de las elecciones más democráticas de la historia de EE UU. Y hubo violencia, y muertos.

El personaje, ahora vencido por sus obstinados despropósitos y la resiliencia de las instituciones democráticas, dejará en breve las luces de la escena; pero la desestabilización encarnada y trabada por él sobrevivirá. Son millones los creyentes de la salvación trumpista —sin contar con un partido republicano corresponsable de un comportamiento criminal perturbador del orden constitucional— en un mundo que sigue hostigado por las desigualdades, la ausencia de esperanza social, la rabia legítima de los excluidos y marginados. El trumpismo no es solo un movimiento político de un fanático multimillonario y experto en comunicación desinhibida por redes sociales. Es, ante todo, el fruto de una cosmovisión latente, lista para ser manipulada y encumbrada, que embarca todas las frustraciones albergadas en democracias enfermas. Desaparece el payaso, queda su huella.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sami Naïr

Es politólogo, especialista en geopolítica y migraciones. Autor de varios libros en castellano: La inmigración explicada a mi hija (2000), El imperio frente a la diversidad (2005), Y vendrán. Las migraciones en tiempos hostiles (2006), Europa mestiza (2012), Refugiados (2016) y Acompañando a Simone de Beauvoir: Mujeres, hombres, igualdad (2019).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS