Columna
i

Flipada

La ciudad reconvertida en anuncio también me lleva al límite entre la realidad y la ficción, y a cómo ese límite afecta al concepto de verdad

Vodafone pagó tres millones de euros por patrocinar una línea de Metro.
Vodafone pagó tres millones de euros por patrocinar una línea de Metro.

El otro día salí a dar un paseo y sentí que estaba dentro de La La Land o de Mouline Rouge, que es una peli que parece un anuncio de turrones a lo bestia, con espumillón y fuegos artificiales, y siempre vuelve a la casa de mis recuerdos por Navidad… Yo miraba, desde el deslumbramiento mágico, como la niña del anuncio de un gran almacén que acaba encerrada en las páginas de un libro móvil, tridimensional y desplegable, dentro de una ciudad de azoteas y elfos. Pum. Las páginas del libraco se cierran y la niña se queda dentro. Es una mosca aplastada por la fantasía. El pum me orient...

Lo más visto en...

Top 50