Columna
i

Se va el caimán, persiste la plaga

La UE debe aprovechar la oportunidad estratégica que le concede el desorden internacional

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.TOM BRENNER / Reuters

Se va el caimán de la Casa Blanca, pero persiste el dragón del virus con su amenaza a una humanidad encogida, paralizada en sus movimientos y con las emociones congeladas por un estado de alarma inédito. Esta es la maldición de un 2020 catastrófico que, sin embargo, como toda gran crisis abre oportunidades: vendrán de la mano de la ciencia, la vacuna y la verdad. Algo bueno nos traerá el maldito año de la plaga. Admitamos con humildad nuestra esencial fragilidad. La Tierra, como nos explicó Carl Sagan, es solo “un pálido punto azul en el universo”. Pero tampoco braceamos en el peor de los tiem...

Lo más visto en...

Top 50