Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Paradojas

Hoy, que ya lo hemos visto todo, sólo viajamos para hacer fotos

Turistas toman fotografías con el volcán Arenal de fondo en la zona de la Fortuna de San Carlos el pasado agosto, al norte de San José (Costa Rica).
Turistas toman fotografías con el volcán Arenal de fondo en la zona de la Fortuna de San Carlos el pasado agosto, al norte de San José (Costa Rica).Jeffrey Arguedas (EFE)

El verano es ahora un dibujo de Escher en el que millones de personas abandonan sus domicilios para visitar otros lugares abandonados por millones de personas que han ido a conocer la parte de donde vienen millones de forasteros. Se entiende que esta chifladura no puede responder a nada serio o necesario, sino a una neurosis más de nuestras sociedades enfermas de sobrepeso y holganza. Somos demasiado gordos, aunque nos rodee una nube de miserables esqueléticos que también viajan, pero de un modo otramente trágico.

Cuando el viaje era aún verdadero, serio y necesario, cuando el mundo era un inmenso planeta desconocido, sólo viajaban quienes no tenían más remedio, aparte de un puñado de aventureros que se jugaba la vida en el altar de la curiosidad. La gente, como máximo, se movía unos cientos de kilómetros dentro de su propio país a pie o en mula. Por eso me puse a leer las estupendas Cartas desde Rusia de don Juan Valera en las que relata con una ironía punzante su viaje a San Petersburgo en 1856. Era miembro de la legación española que restableció la embajada en Rusia. El esfuerzo físico del viaje fue colosal, con semanas en diligencia por paisajes congelados, atravesando lagos de hielo, durmiendo en aldeas y ciudades marcianas, y todo bajo la mirada despierta de aquel cordobés que se reía de absolutamente todo. Así, incapaz de describir las feroces danzas georgianas que les montaron en Tiflis, asegura que son como los bailes asturianos. Por esas fechas también Schinkel escribía que las chimeneas industriales de Manchester eran como las agujas góticas de su país. Apenas había imágenes, ¿cómo dar a entender a los lectores la presencia de lo desconocido? Hoy, que ya lo hemos visto todo, sólo viajamos para hacer fotos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción