Columna
i

Ponzoña

La vuelta del veneno a la política es la vuelta a la tragedia clásica con menos timbre de gloria

Paramédicos militares alemanes colocan en la ambulancia la camilla en la que el opositor ruso Alexéi Navalni fue trasladado hasta el hospital universitario Charité en Berlín.
Paramédicos militares alemanes colocan en la ambulancia la camilla en la que el opositor ruso Alexéi Navalni fue trasladado hasta el hospital universitario Charité en Berlín.EUROPA PRESS

La vuelta del veneno a la política es la vuelta a la tragedia clásica con menos timbre de gloria. Los asesinos plebeyos usan pistola o cuchillo, y los hay bombásticos que se explotan el cuerpo con tal de matar más almas. El veneno es el arma de los pequeños frascos y las cápsulas de polvo letal vertidas en un licor rojo con sibilino ademán. Medea impregnó de una fórmula magistral de su invención el vestido nupcial de Creusa, regalo envenenado de la hechicera traicionada que hace arder a la inocente doncella, y dentro del gran cast de envenenados y envenenadores del teatro isabelino, cuatro protagonistas de Hamlet mueren en el duelo final del drama fulminados por un bebedizo y un acero tóxico. De ahí que las pócimas resulten tan escénicas: “Las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros”, dice el verso de Lorca en Poeta en Nueva York.

El disidente ruso Alexéi Navalni, hospitalizado en Berlín y víctima en Siberia de la “medicina Putin”, administrada esta vez no con el cabezal infectado de un paraguas sino en infusión, es el último damnificado de una conspiración palaciega. ¿Las sufrimos nosotros? De Internacional me fui a la sección de España: La Moncloa y las Cortes no llegan a tan ponzoñoso grado, ni destaca ahora en las bancadas del Parlamento quien quiso imitar a Lucrecia Borgia. Ponzoña. Se trata de una palabra hermosa, más allá de sus efectos mortales. Aparece en el diccionario renacentista de Covarrubias (que así la llama “porque punza el corazón”), y su sentido lo completa el de María Moliner en su acepción figurada: “Se aplica a ideas, sentimientos o costumbres que dañan gravemente al espíritu o a la sociedad”. O sea que la ponzoña tiene sus cauces, y fluye, y hace todo el daño que puede en España. Como si no tuviéramos ya bastante con los males del virus que vino de la nada, y sin voluntad de matar.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50