Columna
i

Tiros

Hace veinte años mataron a Indiano pero aún nuestros racistas feroces no condenan el atentado

Una manifestante levanta el puño en alto durante una protesta del movimiento Black Lives Matter, en Los Angeles.
Una manifestante levanta el puño en alto durante una protesta del movimiento Black Lives Matter, en Los Angeles.ETIENNE LAURENT / EFE

Qué horror y que vergüenza, el racismo. ¿Estamos de acuerdo? En Estados Unidos hay una ola de protestas y disturbios por la semiejecución policial de Jakob Blake, afroamericano de 29 años: siete tiros a quemarropa por la espalda. No convencen (a mí, por lo menos, no) los atenuantes circunstanciales de que Blake había violado una orden de alejamiento de su pareja, de que trataba de robarle un coche con sus tres hijos dentro (de 3, 5 y 8 años), de que llevaba un cuchillo y desobedeció a los policías que le daban el alto. Todo eso podría haber justificado la utilización de la fuerza en su detenci...

Lo más visto en...

Top 50