Cartas al director
i

Reflexiones sobre Juan Carlos I

En 1977, siendo corresponsal de The Times de Londres, tuve una larga charla con el rey Juan Carlos. Recordó durante nuestro encuentro un chiste que se contaba sobre él. “¿Por qué me coronaron en un submarino? Porque en el fondo no soy tan tonto”. Tristemente, sus acciones han demostrado lo contrario.

William Chislett. Madrid


“Puede que determinado soberano no esté a la altura de la idea monárquica, pero esta, sin embargo, permanece inalterada; es independiente de las personas”. “También eso es verdad; pero no es posible que los Reyes, que encarnan una idea, desciendan durante generaciones por debajo de cierto nivel, si no, querido cuñado, también la idea se deteriora” (Giuseppe Tomasi di Lampedusa, El gatopardo).

Ángel Vivas Díaz. Pozuelo de Alarcón (Madrid)


No seamos ruines y reconozcamos el legado del rey emérito: no olvidemos que España podría haberse convertido en una monarquía trasnochada de corte franquista. Nos guste o no, nuestro país no está maduro para una república por la pasmosa falta de preparación de nuestra clase política. Confiemos pues en nuestra familia real actual, cuya honradez, seriedad y saber estar parecen de momento intachables. Y confiemos en que la reina Sofía nunca nos defraudará. En todos los sentidos de la palabra.

José María Ochoa de Michelena. Bruselas (Bélgica)

Lo más visto en...

Top 50