Columna
i

Algunas violencias que oculta la lengua

El lenguaje inclusivo no busca normativizarse. Todo lo contrario: quiere descentralizar, desestabilizar y cuestionar el carácter patriarcal y hegemónico del español

Colectivos feministas protestan en Puebla (México), en diciembre.
Colectivos feministas protestan en Puebla (México), en diciembre.Hilda Ríos / EFE

¿Qué relación hay entre realidad y lengua? ¿Se puede cambiar la realidad cambiando las palabras que usamos? ¿En ese orden? Estas son algunas de las tantas preguntas detrás del debate global sobre el uso del lenguaje inclusivo. En el caso del lenguaje inclusivo en español es un debate complejo y amplio pues al contrario de ser una lengua oculta o clandestina es hablada por más de 600 millones de personas en el mundo y su esparcimiento ha sido consecuencia del colonialismo, racismo, clasismo, imposiciones por parte de los gobiernos y de una enorme disparidad de género, además de que ha implicado...

Más información