López Obrador pone en duda la cumbre de la Alianza del Pacífico ante la ausencia de Castillo

El líder mexicano propone que la reunión se celebre en Perú para que pueda asistir su homólogo peruano, al que el Congreso no deja viajar fuera del país

Los presidentes de México y Preú, Andrés Manuel López Obrador y Pedro Castillo.Foto: AGENCIAS | Vídeo: AP

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho este lunes que es “muy probable” que se cancele la cumbre de la Alianza del Pacífico, prevista para el 25 de noviembre en Ciudad de México. La razón es la ausencia del mandatario peruano, Pedro Castillo, quien debe ocupar la Presidencia temporal de esta asociación de países el próximo año. El Congreso de Perú votó la semana pasada en contra de autorizar el viaje de Castillo a México. Como alternativa, López Obrador ha propuesto que la reunión se lleve a cabo en el país sudamericano.

“Es muy probable, voy a hacer una consultas el día de hoy, que se cancele el encuentro”, ha declarado López Obrador, durante su conferencia de prensa matutina. “Entonces vamos a posponer o buscar otra opción. Es que soy el presidente transitorio o temporal de esa alianza y le corresponde al presidente del Perú recibir la Presidencia. Si no viene, ¿a quién le entrego?”. La opción de celebrar la cumbre en el país sudamericano está ahora sobre la mesa, según López Obrador, quien ostenta la Presidencia de la Alianza desde enero pasado. “Podríamos hacer una reunión en Perú, esa puede ser una opción”.

Pese a su posición contraria a la intervención en asuntos de otros países, el presidente mexicano ha criticado anteriormente al Congreso peruano, con quien Castillo mantiene un forcejeo desde el inicio de su mandato en julio de 2021. “A ellos [la oposición a Castillo] lo que les interesa son sus privilegios, y sobre todo el privilegio de mandar, y más en este caso que lo consideran de la sierra, se le añade el racismo, entonces no lo quieren”, dijo la semana pasada, en referencia al origen campesino del mandatario. López Obrador, quien se considera a sí mismo un líder de la cruzada contra las élites, ve en el político peruano un socio con una trayectoria similar a la suya.

Castillo apenas ha podido viajar durante su mandato por las restricciones del Congreso. Las salidas al exterior del presidente peruano se someten a votación en la cámara, donde su partido no tiene mayoría. Los congresistas se eligen en función de los votos que sacan los partidos en la primera vuelta presidencial. En el escenario político tan fragmentado que hay en Perú, los presidentes apenas tienen de su lado un 15 o un 20% de los congresistas. Eso equilibra mucho el poder, pero mantiene en ocasiones una especie de parálisis. La toma de decisiones se vuelve muy compleja. No son pocos los políticos que se quejan de que el Congreso es obstruccionista y hace una oposición desleal.

Esta es la cuarta ocasión que no le permiten a Castillo irse del país. Ya le vetaron expediciones a Roma, Bruselas y a Bogotá, a la investidura de Gustavo Petro. La decisión de no permitirle ir a México ha sido muy ajustada, con 58 votos en contra y 51 a favor. Ese mismo día el Congreso le permitió, en cambio, verse en Santiago de Chile con el presidente Gabriel Boric. A veces el propio Castillo ni siquiera ha perdido el tiempo solicitando viajar, sencillamente ha desistido.

Es un debate viejo en Perú: ¿el Congreso es un obstáculo para los presidentes? Es una pregunta difícil, pero cuesta decir un no rotundo. La cámara no permite viajar a los presidentes, los somete a investigaciones continuas —últimamente siempre acaban destituidos o en prisión— y, con una mayoría suficiente, les aplica la vacancia por incapacidad moral, un subterfugio confuso de la Constitución que permite echarlos sin motivos muy claros. Eso se ha convertido en un mecanismo de presión política. Castillo suele decir que el Congreso es golpista. No es toda la verdad, pero sin duda existe un conflicto claro que dificulta la gobernabilidad del Perú.

Aunque se cancele la cumbre, López Obrador ha dicho que podrá celebrar reuniones bilaterales con algunos de los mandatarios que ya han confirmado su asistencia, como Boric, quien tiene planeado hacer una visita de Estado el 23 de noviembre. “Voy a tener reuniones bilaterales, si viene el presidente de Chile, si viene el presidente de Costa Rica, viene la presidenta de Honduras”, ha dicho este lunes. La Alianza del Pacífico fue creada en 2011 por los presidentes de Chile, Colombia, México y Perú, países que concentran el 43% del PIB de Latinoamérica.

Además, el Gobierno mexicano también invitó a la cumbre al presidente de Argentina, Alberto Fernández, y al mandatario electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pese a que ninguno de los dos países pertenece a la Alianza del Pacífico. Con estos dos líderes, el presidente mexicano espera estructurar un eje de izquierda en Latinoamérica, aunque ya ha habido algunas fisuras dentro del mismo. Argentina votó este pasado fin de semana a favor del candidato brasileño para dirigir el Banco Interamericano de Desarrollo, Ilan Goldfajn, y no al mexicano, Gerardo Esquivel.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS